Cómo responder a los desastres naturales

Nena Arias | 7 de septiembre de 2021

“Pues la creación aguarda con ardiente anhelo la manifestación de los hijos de Dios. Porque la creación ha sido sujetada a la vanidad, no por su propia voluntad sino por causa de aquel que la sujetó, en esperanza de que aun la creación misma será librada de la esclavitud de la corrupción para entrar a la libertad gloriosa de los hijos de Dios”.
Romanos 8:19-21 (ESV)

Es necesario entender cómo procesar tus pensamientos y acciones ante los desastres naturales que llegan de vez en cuando. Últimamente hemos visto una gran devastación creada por huracanes, inundaciones repentinas, incendios forestales, sequías y cosas por el estilo.

Cualquier devastación de proporciones masivas saca a relucir lo mejor y lo peor de la naturaleza humana. Al ver la destrucción y el sufrimiento humano, el corazón de muchas personas se conmueve para ayudar a los desafortunados. Vicariamente, nos vemos en su posición y si nos estuviera pasando, querríamos que alguien nos ayudara. Amar a nuestro prójimo se manifiesta mejor en demostraciones de compasión y heroísmo, incluso hasta el punto de arriesgar tu vida para echar una mano. La otra cara de la moneda es que hay unos pocos que dejaron que sus tendencias malvadas se hicieran cargo de explotar las crisis en beneficio personal; estas personas carecen de compasión. Sin embargo, los corazones buenos siempre superan a los que quieren hacer el mal, y esa es siempre la buena noticia.

Muchos desastres naturales causan tal devastación en una región que pueden requerir meses y años para recuperarse y todo lo que conlleva. Las personas necesitarán restaurar las cosas materiales que perdieron. Con respecto a las vidas perdidas, ninguna cantidad de dinero puede cuantificar la pérdida de seres humanos o reemplazarlos. La gente necesitará mirar a Dios porque solo él por medio de su Espíritu Santo puede verdaderamente consolar los corazones afligidos. Es el largo plazo el que requiere mentes tranquilas para resolver las cosas. La historia enseña que la gente puede recuperarse si la situación no es tan grave como para provocar el colapso de su civilización. En ese caso, nunca recupera su antigua gloria. Hay lecciones trascendentales que aprender en tales casos.

Cada uno de nosotros que ha pasado por la ira de la naturaleza en cualquiera de sus manifestaciones sabe lo que otros están experimentando. Aquellos que nunca han pasado por un desastre natural severo deben ir más allá de la diversión de ver las noticias. La gente pasa por un dolor y una angustia que son reales. Ninguno de nosotros debería ser espectador pasivo frente al sufrimiento humano. Siempre existe la oportunidad de hacer nuestra parte en cualquier capacidad de acuerdo con los recursos que tengamos disponibles, por poco que parezca; para los que lo necesitan, significa mucho, así que no te contengas. Tenemos la bendición de tener organizaciones maravillosas cuyo único propósito es ayudar en estos tiempos de crisis y están configuradas para hacer precisamente eso. Por lo tanto, al menos podemos donar a estas organizaciones de renombre para que jueguen una parte y alivien el sufrimiento de los demás.

En tiempos de desastres naturales, debemos tener cuidado con las muchas personas sin escrúpulos que ven la tragedia como una forma de estafar el dinero de las personas a través de organizaciones falsas que fingen que van a utilizar las donaciones para ayudar a los necesitados. Se prudente y haz tu tarea y solo dona a organizaciones legítimas que sean confiables. Se un buen administrador de los recursos que estás contribuyendo. Nosotros, en Legado Cultural, apoyamos y nos sumamos a los esfuerzos de ayuda de organizaciones de renombre que tienen un historial sólido en el trabajo que realizan, ya sea a nivel nacional o internacional.

Cuando ocurre un desastre, no es raro que a Dios se le atribuya la culpa por no detener la destrucción. Dios es amor, pero no debemos ignorar que él también es quien establece las normas en lugar de cómo debemos vivir. Estados Unidos está plagado de graves enfermedades espirituales y morales; esto es letal si continúan sin tratarse. Estamos en la batalla por el alma de esta nación. La buena noticia es que tenemos los siglos pasados como referencia para volver atrás y saber qué fue lo que nos llevó a ser una nación excepcional que tanto bien ha hecho por el mundo. Debemos seguir siendo una nación compasiva y generosa con los que sufren en el mundo.

Si nuestra confianza está en el Dios de la Biblia, reaccionamos a los desastres naturales con mentes renovadas y con el compromiso de transformar nuestros problemas nacionales. Para ayudar mejor a un mundo en crisis, debemos saber qué camino es más eficiente.

“Estos confían en carros, y aquellos en caballos; pero nosotros confiamos
en el nombre del SEÑOR nuestro Dios.”
(Salmo 20:7)

Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on linkedin
LinkedIn
Share on reddit
Reddit
Share on facebook
Share on twitter
Share on reddit