Conoce los tiempos

Nena Arias | 19 de julio de 2021

“has llegado… para un momento así”.
(Ester 4:14)

Si sabes algo acerca de Dios, el Creador, puedes declarar con certeza que no es un accidente que hayas nacido y estés vivo en la faz de la tierra en este momento por diseño de Dios. Te puso donde estás hoy y rodeado de las personas con las que estás por una razón. Así es, Dios lo planeó para ti de esa manera. Él es así de personal con cada uno de nosotros. Ningún detalle en toda su creación es simplemente porque sí o un mero producto de una ley que él puso en marcha.

Este hecho pone una gran responsabilidad sobre nuestros hombros para descubrir quiénes somos, por qué estamos aquí y saber qué se supone que debemos lograr en nuestro viaje terrenal.

Imagen: Mike Savad

Si te tomas el tiempo para preguntarle a Dios, descubrirás que él tiene un plan maestro que está elaborando y le da a cada persona que nace el privilegio de ser incluida en ese plan maestro para lograr una parte de él, si aceptamos. Dios cumplirá su propósito con nosotros, sin nosotros o a pesar de nosotros. Él nos ha dado un libre albedrío y podemos elegir entre servir a sus propósitos o no. Si nos negamos, encontrará a alguien más que le sirva. De cualquier manera, cumplirá sus propósitos.

La historia de la reina Ester en la Biblia es muy interesante y muestra claramente cuánto depende de nuestra obediencia al plan de Dios porque nada es demasiado pequeño para manifestar el poder de Dios. En el caso de Ester, estaba en juego la vida de toda la nación hebrea. Cuando el tío de la reina Ester, Mardoqueo, le dijo las palabras de Ester 4:14: “Si te quedas callada en este tiempo, el alivio y la liberación de los judíos surgirán de otro lugar; pero tú y la casa de tu padre perecerán. ¡Y quién sabe si para un tiempo como este has llegado al reino!”. Ella sabía lo que tenía que hacer y su respuesta en el versículo 16 fue: “iré así al rey, aunque no sea conforme a la ley; y si perezco, que perezca.

Los tiempos difíciles siempre requieren un gran sacrificio. Debemos estar dispuestos incluso a perecer por las causas celestiales que estamos llamados a hacer. Otros lo hicieron por nosotros y debemos estar dispuestos a hacerlo por Dios y por los demás. Cada generación tiene estas causas celestiales en las que participar. Estamos llamados a producir mucho fruto para los propósitos de Dios. Todas las personas, especialmente los cristianos, del lado del bien probablemente enfrentarán los mismos dilemas que requerirán un sacrificio desinteresado por el bien de los demás. Cualquier conflicto puede ser una prueba en la que uno enfrenta un posible rechazo, oposición y crítica de algún tipo por estar del lado de Dios y la verdad. La pregunta es, ¿estamos comprendiendo los tiempos en los que vivimos y estamos reconociendo lo que hay que hacer para cumplir la orden de Dios? ¿Hablaremos cuando se nos solicite o permaneceremos en silencio?

He estado mirando las vidas de los personajes bíblicos sobresalientes como Noé, Abraham, Sansón y algunos de los profetas como Daniel y Jeremías e incluso la vida de la reina Ester que estamos mencionando y cómo todos ellos tuvieron que ponerse firmes y ser contados para los propósitos de Dios en su tiempo. Dios dependía de ellos para que le sirvieran con parte o con toda su capacidad para propósitos muy específicos. Gracias a Dios, todos estuvieron dispuestos a pesar de sus faltas.

Con toda la confusión que está sucediendo en el mundo en nuestros tiempos, ¿qué espera Dios de cada uno de nosotros? Ciertamente espera que lo hagamos. ¿Estamos dispuestos y somos capaces de cumplir sus órdenes o guardaremos silencio? Mucha agresión está llegando a aquellos que optan por no guardar silencio, como ser despedidos de sus trabajos, ser rechazados por familiares y amigos e incluso ser atacados físicamente. ¿Qué exige Dios de nosotros? Lo que siempre ha pedido, “¿Qué requiere de ti el SEÑOR? Solamente hacer justicia, amar misericordia y caminar humildemente con tu Dios.” (Miqueas 6:8)

Mateo 16:25 dice: “Porque el que quiera salvar su vida la perderá, y el que pierda su vida por causa de mí la hallará”. La vida nos fue dada con un propósito más elevado y grande que nosotros. Juan 15:13, “Nadie tiene mayor amor que este: que uno ponga su vida por sus amigos”.

Nuestros tiempos requieren mucha valentía para destruir las tinieblas de la mentira y la corrupción con la verdad en obediencia a Dios para ser sal y luz en nuestra generación (Mateo 5:13-16).

Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on linkedin
LinkedIn
Share on reddit
Reddit
Share on facebook
Share on twitter
Share on reddit