Da honor a quien honor merece

Nena Arias | 22 de febrero de 2021

“Paguen a todos lo que deben…;
al que respeto, respeto; al que honra, honra.”
(Romanos 13:7)

Las noticias que se nos informan son muy a menudo malas y, a veces, incluso peores porque se inventan de la nada para ajustarse a la narrativa de una agenda de izquierda. Rara vez los informes publicados en estos días contienen noticias excelentes, de ahí la necesidad del propósito de este editorial. Hay mucha negatividad escrita sobre Donald Trump, pero no hay suficiente reconocimiento por las cosas sobresalientes que hizo por nuestro país. Ya sea que lo ames o lo odies, no es aceptable pasar por alto sus logros sobresalientes.

En este artículo deseo señalar los logros históricos del presidente Trump. Su resolución de hacer que las cosas sucedan para el mejoramiento del país es innegable incluso frente a ataques tan virulentos desde antes de que asumiera la presidencia. En solo cuatro años logró rehacer el poder judicial federal, reconstruir la economía de Estados Unidos, remodelar el Medio Oriente, poner fin al califato de ISIS, educar a los estadounidenses sobre los verdaderos objetivos de China, redirigir las contribuciones de defensa de los aliados, regresar las tropas estadounidenses a casa, poner fin al pase libre de Irán a la energía nuclear y armas, detener las pruebas nucleares y de misiles fuera de control de Corea del Norte, asegurar la frontera sur, afirmar los fundamentos de nuestra Declaración de Derechos, incluida la libertad de expresión, el libre ejercicio de la religión, la libertad de reunión, la Segunda Enmienda y la transparencia en la justicia. Le importa un bledo ser políticamente correcto en el diálogo público, algo que había amordazado la verdad en la plaza pública durante demasiado tiempo. Por supuesto, era tosco pero auténtico en tiempos en que las palabras se habían vuelto plásticas y, con demasiada frecuencia, falsas. Trump «desenmascaró» a los tóxicos medios dominantes y educó a Estados Unidos y al mundo sobre sus falsedades, prejuicios, deshonestidad y ciertamente partidismo. Es el presidente más pro-vida que hemos tenido en mucho tiempo; defendió a los ilustres Padres Fundadores y rindió homenaje a nuestros veteranos y las fuerzas del orden. Rindió homenaje al excepcional espíritu empresarial y sacrificado de nuestra nación. Sobre todo, no se disculpó con el mundo por la grandeza de Estados Unidos. Al contrario, quería «Hacer que Estados Unidos vuelva a ser grande».

El presidente Trump luchó y aprobó el proyecto de ley de desgravación fiscal más grande desde Ronald Reagan y revocó las onerosas regulaciones federales para desencadenar la recuperación económica más rápida registrada, lo que impulsó el empleo en todos los sectores y grupos demográficos, aumentando la creación de empresas, los ingresos personales y las acciones y el regreso de negocios estadounidenses e ingresos del exterior. Redujo los impuestos corporativos del 35 por ciento al 21 por ciento creando un poderoso incentivo para contratar, recontratar, invertir y reinvertir. La productividad laboral aumentó, lo que los economistas liberales habían dicho que era “imposible”, y la inflación se mantuvo bajo control mientras el crecimiento se disparaba. Milagrosamente, la clase media se fortaleció en la economía de Trump. ¿Qué podemos decir sobre el crecimiento salarial? La gente tenía más dinero en sus sueldos y bolsillos, lo que les traía un alivio muy necesario. Los informes muestran que el crecimiento salarial promedió unos poderosos $6.90 por trimestre. Increíblemente, incluso cuando golpeó el coronavirus, la economía de Trump mantuvo a flote a los empleadores y las acciones. En medio de la pandemia, Trump honró la Décima Enmienda que excluye al sistema federal del poder reservado a los estados y al pueblo. Su oportunidad de nombrar a tres jueces de la Corte Suprema ha influido en el futuro de la función de ese organismo en los próximos años. ¿Qué podemos decir sobre la creación del Space Force como una nueva rama militar, algo que no había sucedido desde 1947? Entre sus logros se incluye el asesinato de dos de los líderes terroristas más infames, Abu Bakr al-Baghdadi y Qasem Soleimani. Realineó el Partido Republicano atrayendo a más ex demócratas, negros, hispanos y asiáticos, y muchos otros votantes minoritarios, agentes del orden, miembros de sindicatos, alentando a jóvenes y mayores por igual a un mayor patriotismo y amor por el país, nuestras libertades y oportunidades constitucionales.

Los estadounidenses tendrán que agradecer a este presidente por abrir los ojos para no aceptar más a su gobierno federal sin supervisión. Trump trajo esperanza a muchos que la habían perdido. La lista de sus logros es demasiado larga para mencionarla.

Para poner todo esto en perspectiva, mientras algunos presidentes han hecho más en dos mandatos, pocos han hecho tanto en uno.

Ahora, nuestra misión es mirar hacia atrás con mucha gratitud a este hombre que soportó y se sacrificó tanto por nosotros porque no lo necesitaba. Ya tenía riqueza, poder y fama, pero, en este momento de su vida, quería agradecer y servir al país que se lo había dado todo.

Desde el fondo de nuestros corazones, ¡gracias al presidente Trump y a la familia Trump!

Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on linkedin
LinkedIn
Share on reddit
Reddit
Share on facebook
Share on twitter
Share on reddit