El regreso de Estados Unidos la pródiga

Nena Arias | 27 de septiembre de 2021

“Me levantaré, iré a mi padre y le diré:
«Padre, he pecado contra el cielo y ante ti»”.
(Lucas 15:18)

La nación de los Estados Unidos de América ha sido un regalo maravilloso para el mundo, ya que de ella fluyó la Palabra de Dios a muchas naciones del mundo. Sin embargo, es innegable que la luz de Estados Unidos se ha oscurecido y necesita desesperadamente ser reavivada de nuevo, no para la gloria de Estados Unidos sino para la gloria de Dios.

De todos los países del mundo en los que podría haber nacido, estoy muy agradecido de haber nacido en los Estados Unidos de América. Pero no por las razones que puedas pensar. Es cierto que disfrutamos de muchos privilegios en Estados Unidos y estoy agradecida. PERO lo que me siento más bendecid de haber nacido aquí no es porque la historia muestre que Estados Unidos se convirtió en la nación más poderosa y próspera de toda la historia de la humanidad. Para mí, la mayor bendición de nacer en Estados Unidos es porque aquí se les presentó a mis padres a Cristo, a quien ambos abrazaron de todo corazón, y nos presentaron a mis hermanos y a mí a él y a la preciosa palabra de Dios. Mis padres ejemplificaron la vida de Jesús lo mejor que pudieron y esa lección de vida está arraigada en todos nuestros corazones al grado que de una familia de doce, once de nosotros también hemos abrazado a Jesús como nuestro Señor y Salvador.

Dios en mi vida es el tesoro más grande que podría tener sin importar mis otras circunstancias.

¿Qué es un hijo pródigo? Veamos primero esa definición para que sepamos de qué estamos hablando.

Un pródigo es una persona que desperdicia su dinero y posesiones. No solo es derrochador, sino imprudente y extravagante. Alguien que ha malgastado su herencia en una vida y gastos generosos o abundantes. Un hijo pródigo gasta dinero o recursos sin cuidado ni restricción.

Podrías preguntar, ¿cómo se ha convertido Estados Unidos en un hijo pródigo?

Con respecto a la enseñanza bíblica sobre esto, para ser pródigo primero debes estar en un lugar de correcta relación con nuestro Padre celestial. La verdadera herencia de Estados Unidos es que nació sobre principios bíblicos. ¿Fue alguna vez impecable y perfectamente alineado con Dios? La respuesta es no. Pero había suficiente de Dios en Estados Unidos para que Dios pudiera bendecir, y lo hizo, de una manera grandiosa y poderosa. Debo señalar que la mayor bendición de Estados Unidos no fue la prosperidad que vino como un subproducto de implementar los principios de Dios en nuestra vida espiritual y comunitaria. Lo que trajo la mayor bendición fue honrar gran parte de la Palabra de Dios que hizo que Estados Unidos se convirtiera en lo que fue. Notarás que estoy hablando de Estados Unidos en tiempo pasado. La razón de esto es que Estados Unidos ahora no es el Estados Unidos del pasado.

¿Ser pródigo es algo bueno? De ninguna manera. La palabra pródigo tiene una connotación negativa porque de cualquier manera que lo mires, implica tontería y fatalidad al final.

Lamentablemente, Estados Unidos se ha vuelto igual al hijo pródigo que encontramos en la parábola de Jesús en Lucas 15:11-24. Te animo a que lo leas despacio y aprendas grandes lecciones de él.

La parte de esta parábola que quiero enfatizar es que también hay una ventaja para un hijo pródigo porque es uno que ha regresado después de una ausencia. Su reconocimiento de esto está en el versículo 18, donde dice: “Me levantaré e iré a mi padre, y le diré: «Padre, he pecado contra el cielo y contra ti»”.

El diseño original de lo que más tarde se convirtió en los Estados Unidos de América comenzó con un pequeño grupo de cristianos europeos que navegaron a estas costas con una visión que sentían que venía de Dios, ya que querían construir una colonia / comunidad que honrara a Dios. Querían vivir en un lugar donde ellos y sus familias pudieran vivir su fe sin persecución o interferencia de los gobiernos. Esta herencia se transmitió a las generaciones futuras.

Sin gente de fe bíblica no habría Estados Unidos. Simple y sencillo. Sin gente de fe bíblica, no habría un buen resultado en la Revolución Americana porque fue el púlpito cristiano y sus ministros los que establecieron el tono espiritual y moral de esta nueva nación emergente. Estos ministros instruyeron a los primeros colonos en los caminos del Señor y ese es el factor que marcó la diferencia. Los ministros no solo instruyeron al pueblo, sino que también lideraron el camino para tomar las armas y salieron a los campos de batalla para liberarse de la opresión de Gran Bretaña. Lideraron con el ejemplo en todos los sentidos.

Si Estados Unidos va a tener un regreso, son los ministros, junto con todos los cristianos que creen en la Biblia en Estados Unidos, a luchar para recuperar nuestra libertad de este gobierno opresivo de nuestra propia creación. Al igual que los ministros cristianos de antaño, es hora de que los pastores, líderes y cabezas de familia cristianos llamen al pecado por su nombre.

Debemos seguir la fórmula en 2 Crónicas 7:14. Esto es imprescindible porque Dios no ha cambiado los principios por los que trabaja: “si mi pueblo, sobre el cual es llamado por mi nombre, se humilla, y ora, busca mi rostro y se aparta de sus malos caminos, yo oiré desde el cielo y perdonaré su pecado y sanar su tierra”.

No es hora de que los cristianos pregonen “paz, paz”. Más bien deberíamos estar pregonando, “arrepiéntete, arrepiéntete”. Debemos pedirle perdón a Dios de todo corazón, inclinarnos ante él en arrepentimiento y apartarnos de nuestros malos caminos.

Ya es hora de que se siga la Palabra de Dios en su pureza, sin importar quién se ofenda.

Hemos estado viviendo como el hijo pródigo y hemos sido tontos, imprudentes, derrochadores y hemos desperdiciado nuestra herencia que nos fue transmitida con la sangre, el sudor, las lágrimas y las oraciones de nuestros antepasados. ¿Quiénes creemos que somos? Nos hemos mentido a nosotros mismos y creemos tener el derecho de ofender al Dios Todopoderoso y de faltarle el respeto gravemente. Sin embargo, constantemente decimos: “Dios bendiga a Estados Unidos”. ¡Es hora de que Estados Unidos bendiga a Dios!

¿Cuál es la moraleja de la parábola del hijo pródigo? Lo bueno es que el pródigo Estados Unidos regrese a Dios después de una larga ausencia.

No importa lo lejos que nos alejemos de nuestro Padre Celestial o cuánto desperdiciemos los dones que nos brinda, él siempre se alegra cuando nos volvemos hacia él de todo corazón. Su abundante amor nos espera para regresar a casa donde nos saluda con los brazos abiertos como lo hizo el padre del hijo pródigo. Cuando un pecador se vuelve a Dios, es motivo de la mayor celebración. No tenemos que preocuparnos, si hay un verdadero arrepentimiento, DIOS NOS RECIBIRÁ.

Debemos mostrar pesar por nuestro comportamiento insensato. Aquí es donde Estados Unidos debe enfocarse. ¡Cuanto antes mejor!

Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on linkedin
LinkedIn
Share on reddit
Reddit
Share on facebook
Share on twitter
Share on reddit