El tráfico de personas es la esclavitud moderna

Nena Arias | 17 de enero de 2022

“Habla en lugar de los que no pueden hablar; ¡defiende a todos los desvalidos! Habla en su lugar, y hazles justicia; ¡defiende a los pobres y menesterosos!”
(Proverbios 31:8-9)

¿Está ocurriendo el tráfico de personas en los Estados Unidos? Solemos asociar esta actividad en otros países del mundo, pero te sorprenderá lo que realmente está pasando debajo de nuestras narices.

Los detalles de cómo está ocurriendo la comercialización de personas son desgarradores. Imaginando el tipo de sufrimiento que están pasando cientos, miles e incluso millones en el mundo a manos de aquellos que los han engañado, se han aprovechado de ellos, los han secuestrado y simplemente engañado y atraído para someterlos a su control para sacar provecho de ellos, es atroz, por decir lo menos.

Esta práctica en el mundo ha alcanzado un estado de pandemia y no debemos quedarnos callados, pasivos o desinteresados ante este horrendo sufrimiento humano.

Solo piénsalo, la edad promedio de los niños que ingresan al tráfico sexual es de 14 años. Algunas niñas incluso quedan embarazadas y quienes las trafican las llevan a las clínicas de aborto para seguir abusando de ellas. No solo abusan de sus cuerpos, sino que sus almas y espíritus están siendo atrofiados de por vida, y necesitarán una sanación espiritual profunda. Y es aquí donde entran las iglesias y las organizaciones no lucrativas.

El equipo que se requiere son las fuerzas policiales y las organizaciones no gubernamentales. Uno no puede hacer el trabajo sin el otro. Por eso es urgente que todos nos involucremos. Esto nunca debería, en un millón de años, ser politizado. Esto no es y nunca debe ser un tema partidista. Estamos hablando de niños y jóvenes aquí en su mayor parte. Debemos ser compasivos y rescatar a estos seres humanos inocentes que no pueden defenderse.

Muchas veces, está ocurriendo dentro de los mismos miembros de la familia o parientes. Las estadísticas que provienen de los informes policiales dicen que 1 de cada 4 niñas son víctimas y 1 de cada 5 niños son víctimas. Solía ser 1 de 8.

Incluso los padres que piensan que su familia y su hogar están bien, nunca deben bajar la guardia, especialmente en el acceso que tienen los niños a las redes sociales. Se recomienda a los padres invadir el espacio de sus hijos y ver en qué redes sociales están, ver el historial de sus llamadas telefónicas, ver sus mensajes de texto. Los depredadores son muy hábiles para atrapar a los niños y pueden ser traficados a otros estados en muy poco tiempo.

Todos debemos determinar hacer algo con este crimen que se propaga rápidamente y no decir no me afectará. Nunca se sabe si un niño de tu familia desaparecerá, o si nunca más se sabe de la hija de tus amigos que supuestamente «huyó de casa». La Biblia enseña que somos el guardián de nuestro hermano. Nos debemos al servicio de los demás.

Algo que todos podemos hacer es instar a nuestros representantes gubernamentales a que propongan o cambien una legislación que ayude, al menos, a atrapar a estos depredadores. Muchos estados están llevando a cabo operaciones encubiertas para atrapar a las personas involucradas en el tráfico de personas.

No tenemos que quedarnos de brazos cruzados y simplemente ver cómo sucede. ¡Todos podemos ayudar a erradicar este terrible mal que puede estar ocurriendo en tu vecindario! Por lo menos orar y apoyar a aquellos que ya están en la primera línea de esta horrenda práctica aquí en nuestro país de los Estados Unidos de América y en otros lugares.

Es de suma importancia tener en cuenta que muchos de estos niños traficados provienen de nuestro propio programa de crianza temporal. Eso es porque el estado no es el que se supone que debe hacerse cargo de los huérfanos y los niños no deseados. Es la iglesia cristiana la que ha sido comisionada para hacer este servicio. Isaías 1:17 nos exhorta: “Aprendan a hacer lo bueno! ¡Busquen la justicia! ¡Reprendan a los opresores! ¡Hagan justicia a los huérfanos…!” Salmo 82:3 dice, “¡Defiendan a los pobres y a los huérfanos! ¡Hagan justicia a los afligidos y a los menesterosos!”

Como iglesia de Jesucristo, esta comisión nos pertenece a nosotros, no al gobierno. Esto significa involucrarse y adoptar a esos niños y rescatarlos de ese horrendo peligro. Mi familia y yo somos una familia adoptiva. Toda iglesia debe hacer un llamado a sus feligreses para que consideren esto en obediencia al Señor. O, por lo menos, comprometerse a orar y apoyar a quienes están haciendo este trabajo tan necesario en cada comunidad. La tarea es grande y requiere que todos hagamos algo para satisfacer estas necesidades. En la fundación de nuestra nación, los pastores y las iglesias dieron sus vidas para establecer este país y nuevamente son los pastores y las iglesias quienes necesitan dar un paso al frente y marcar la diferencia. Si tan solo volviéramos a los principios de nuestros comienzos, muchos problemas se corregirían en nuestra nación.

No deberíamos hablar de ser pro-vida y no hablar del tráfico de personas. Los no nacidos no son los únicos en riesgo en la vida. Una vez que esos bebés nacen, necesitan que intervengamos si sus padres biológicos no los quieren. Debemos tomar en consideración a los niños que ya nacieron y crecen en nuestras comunidades pero que no tienen un hogar permanente.

¿Cómo es que la mayoría de las iglesias en todo el país eligen invertir millones y miles de millones de dólares en edificios más que ser parte de la solución de estos problemas difíciles en nuestra sociedad?

Que Dios nos ayude a tomar las decisiones correctas para obedecer a nuestro Padre celestial al cuidar de “los más pequeños de estos” (Mateo 25:34-40).

Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on linkedin
LinkedIn
Share on reddit
Reddit
Share on facebook
Share on twitter
Share on reddit