¿Es la teoría crítica de la raza un concepto nuevo?

Nena Arias | 24 de mayo de 2021

Nada existe que no haya existido antes, y nada existirá que no exista ya.
Dios hace que el pasado se repita.
(Eclesiastés 3:15)

Las ideas nunca mueren. Solo se reciclan con diferente terminología, énfasis e incluso pueden ser una combinación de otras ideas, pero cuando profundizas en la raíz, son más del pasado. Esto es un hecho. La gente piensa erróneamente que debido a que tenemos grandes descubrimientos e invenciones en tecnología, estamos avanzando hacia una existencia superior, pero en esencia solo estamos adquiriendo comodidades. Las mismas viejas intenciones del corazón simplemente se reciclan y crecen en intensidad, pero no son nada nuevo.

Tal es el caso de lo que estamos escuchando mucho estos días que se denomina Teoría Crítica de la Raza (CRT). ¿Qué es la teoría crítica de la raza? ¿Qué es el privilegio blanco? ¿Están diseñados para ayudar a mejorar las relaciones raciales o destruir todo lo que apreciamos?

Lo cierto es que ambos términos tienen raíces marxistas en estos conceptos. Al aceptar estos conceptos, estamos alentando y provocando nuestra propia destrucción. En pocas palabras, eso es lo que nos está sucediendo. Nos estamos autodestruyendo como civilizaciones pasadas que también se destruyeron a sí mismas.

Escuchamos cada vez más estos términos de «privilegio blanco» y «teoría crítica de la raza». Están a nuestro alrededor y se han abierto camino en la política gubernamental, los planes de estudios educativos e incluso en la política religiosa, si puedes creerlo. La influencia de estos conceptos es muy importante porque la historia muestra que se han utilizado en tiempos pasados para la purga de razas y el control de la clase dominante y los resultados han sido desastrosos. Solo tenemos que pensar en Hitler para comprender de qué se tratan la depuración racial y los privilegios. Pero eso fue en Alemania por lo que mucha gente no asocia este concepto con el Occidente y menos que podría suceder aquí en Estados Unidos, supuestamente la nación más libre del mundo. ¡Pero debemos despertar! Las ideas opresivas se han implementado a lo largo de la cadena humana durante milenios. El deseo de ganar poder y control sobre los demás ha sido parte del corazón humano pecador desde la caída de los humanos en el pecado.

Lo que estamos viendo no son conceptos nuevos, fueron introducidos en nuestro país a principios del siglo XX y desde entonces han cobrado impulso hasta el punto grave que ahora vemos a nuestro alrededor.

Alguien siempre es el responsable de concebir y difundir ideas en todos los movimientos. Hay algunas personas que se encargan de introducir y promover esta teoría crítica de la raza en nuestro país que comenzó siendo pequeña pero ahora se ha extendido por todo el país y el mundo.

La primera persona que quiero mencionar es una figura destacada de un grupo muy unido conocido como el Partido Comunista de los Estados Unidos (CPUSA), él fue Harry Haywood, (1898 – 1985). Su objetivo era conectar la filosofía política del Partido Comunista con las cuestiones raciales. Incluso viajó a la Unión Soviética para estudiar el efecto del comunismo en los problemas raciales que se encuentran en Estados Unidos. Fue expulsado de su partido afiliado y más tarde también fue fundador del Nuevo Movimiento Comunista maoísta.

Otra persona que habló sobre el «privilegio de la piel blanca» en los Estados Unidos es Theodore Allen, (1919-2005). Allen tenía su sede en Brooklyn, Nueva York, comenzó en el Partido Comunista en la década de 1930 y se convirtió en un marxista muy dedicado. Fue un erudito, escritor y activista independiente mejor conocido por sus escritos pioneros desde la década de 1960 sobre el privilegio de la piel blanca y el origen de la identidad blanca. Su obra principal fue La invención de la raza blanca y La opresión racial y el control social (1994). Destacó que la noción de raza blanca se inventó como «una formación de control social de la clase dominante».

En sus primeros días, el Partido Comunista de EE. UU. no tuvo mucho impulso y en la década de 1950 el Partido Comunista se estaba dividiendo. Allen se unió a la facción más extrema que existía. Esta facción extrema estaba formada por solo 50-100 personas, pero demuestra el impacto poderoso que cualquiera puede tener si realmente cree en lo que está haciendo y es implacablemente dedicado. Esto debería animarnos frente a las abrumadoras dificultades que enfrentamos, especialmente aquellos de nosotros que creemos y confiamos en Dios para todo. Recordemos que para Dios nada es imposible.

Entonces, algo que aprendemos desde el principio es que el CRT tiene sus raíces en la ideología comunista / marxista en relación con las cuestiones raciales. Harry Haywood defendió que los estados negros del sur como Florida, Mississippi, Alabama y Georgia deberían separarse de la unión y crear su propia república negra socialista.

El libro más famoso de Theodore Allen, La invención de la raza blanca, es donde realmente promovió la idea del «privilegio blanco». Irónicamente, Allen era un hombre de tez blanca. Sostuvo que el racismo en Estados Unidos estaba ahí para reprimir a los negros y así es como los capitalistas podían mantener la estructura de poder. Ignoró por completo a cualquiera que no fuera blanco todavía podía ser acomodado debido al capitalismo, dijo que incluso ellos estaban manchados de blanco de alguna manera. De aquí viene la idea de que, para acabar con el racismo, de alguna manera debemos acabar con el capitalismo. De aquí es de donde viene el llamado «Socialismo Democrático», pero sigue siendo socialismo / comunismo en su raíz, pero no quieren llamarlo así. Es por lo que quienes defienden esto ni siquiera saben cómo explicar qué es realmente un “socialista democrático” y quieren darle un giro para camuflarlo.

La teoría de la raza crítica dice que, si eres blanco, eres parte de la estructura de poder. No importa si eres blanco y pobre, solo por el color de tu piel sigues oprimiendo a la gente de color. Es interesante cómo no toman en consideración que los atletas negros que pueden estar ganando 40 millones de dólares al año según ellos todavía están oprimidos porque son del color equivocado. Este es el concepto que dio origen a la organización Black Lives Matter, cuyo nombre es engañoso en sí mismo. Son el grupo de fachada del comunismo y el movimiento maoísta / chino en todo el mundo y todo es parte del plan para destruir Estados Unidos.

En pocas palabras, la teoría de la raza crítica dice: la traición a la tez blanca es lealtad a la humanidad.

Estos conceptos tienen que ver con los que formaron la escuela de Frankfurt, los comunistas alemanes, que llegaron a Estados Unidos huyendo de la Alemania nazi en la década de 1930. Establecieron su base en la Universidad de Columbia y la Universidad de Berkeley, que hasta el día de hoy son el fuerte latido del comunismo en este país. Su objetivo era y sigue siendo criticar al capitalismo para romper las estructuras, incluido el cristianismo y la familia. El objetivo es quebrantar la sociedad occidental enfatizando sus debilidades y desacreditarla para preparar el escenario para la revolución. De aquí también proviene la “política correcta”. Sabemos esto como la cultura generalizada de PC que nos está asfixiando y acabando con el diseño original de Estados Unidos tiene su origen.

Es trágico tener que decir que ya hemos tenido un presidente de la teoría crítica de la raza llamado Barak Hussein Obama. El sentido común decía que con un presidente negro acabaría con el racismo de una vez por todas en Estados Unidos. Pero sucedió lo contrario. ¿Observaron cómo estalló el racismo durante y después de su presidencia? Ese fue su objetivo desde el principio, demostrar su resentimiento hasta la Casa Blanca. Declaró su objetivo en un discurso en Columbia, Missouri el 30 de octubre de 2008, justo antes de su histórica elección presidencial, dijo: «Estamos a cinco días de transformar fundamentalmente los Estados Unidos de América». Este acto de traición fue su legado al país que le dio tantos privilegios, incluido el de llegar al cargo más alto en la nación y el mundo como presidente del país más grande de toda la historia de la humanidad.

Nada existe que no haya existido antes, y nada existirá que no exista ya.
Dios hace que el pasado se repita.
(Eclesiastés 3:15)

Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on linkedin
LinkedIn
Share on reddit
Reddit
Share on facebook
Share on twitter
Share on reddit