Estados Unidos se dirige hacia la esclavitud

Nena Arias | 8 de diciembre de 2020

«Dondequiera que termine la ley, comienza la tiranía»
(John Locke)

Hace unos años, cuando leí por primera vez sobre el ciclo de una democracia y las diferentes etapas por las que atraviesa, me asombró ver que pasa del cautiverio a la fe espiritual. De la fe espiritual al gran valor. Del valor a la libertad. De la libertad a la abundancia. De la abundancia a la complacencia. De la complacencia a la apatía. De la apatía a la dependencia. De la dependencia a la esclavitud. (Atribuido a un profesor escocés del siglo XVIII, el Dr. Alexander Tyler)

Me asombró reconocer todas esas diferentes etapas en la historia de Estados Unidos, y debo decir que me impactó bastante en ese momento ver que termina de nuevo en la esclavitud. Recuerdo que pensé en ese entonces, que fue hace un par de décadas, que esto no le sucedería a Estados Unidos en el corto plazo, al menos no por mucho tiempo. Ciertamente no concebí que comenzaría a suceder y se manifestaría abiertamente durante mi vida. Pero ahora que estamos viendo que se desarrollan tantos eventos opresivos, ¡es evidente que Estados Unidos ha caído en la esclavitud!

Esto no debería sorprendernos porque siempre que los seres humanos cambian el gobierno de Dios por el gobierno del hombre sobre ellos, siempre tenemos problemas de opresión y dominio. El debate sobre el tamaño y el papel del gobierno tiene enormes implicaciones para la vida de las personas en todo el mundo. Incluso los cristianos están divididos en lo que las escrituras dicen sobre el gobierno. ¿Cuáles son algunas consideraciones que pueden ayudarnos a enmarcar este debate y trabajar hacia una conclusión? La Biblia establece principios que pueden proporcionar una base para la discusión.

Primero, el gobierno lo establece Dios, pero es su gobierno el que debemos observar y no inventar el nuestro. Tenemos el gobierno opresivo del hombre sobre nosotros porque nos hemos rebelado y rehusamos tener autogobierno y rendir cuentas a Dios.

En segundo lugar, se supone que el papel del gobierno se centra más en castigar el mal y alabar el buen comportamiento que en proporcionar bienes y servicios. Pero hemos alterado ese orden y ahora mucha gente espera que el gobierno resuelva todos sus problemas. Se han vuelto dependientes del gobierno y, por lo tanto, están sujetas al mismo.

En tercer lugar, la Biblia contiene advertencias sobre el creciente poder del gobierno, y deberíamos haber estado atentos a esto todo el tiempo para mantenerlo bajo control. Nuestra negligencia nos ha dado un gobierno monstruoso que está en todos nuestros negocios. Dios en su Palabra nos advirtió sobre los peligros del gobierno del hombre sobre nosotros en el ejemplo del antiguo Israel. Lee 1 Samuel 8. Israel rechazó el gobierno de Dios y pidió un rey «como todas las demás naciones» (1 Samuel 8:4).

Cuando rechazamos el gobierno de Dios, caemos en manos de seres humanos opresivos que tienen hambre de poder. Es increíble que estemos viendo estos comportamientos gubernamentales abusivos sobre nosotros en Estados Unidos.
¿Qué quiero decir con esto y cuál es la evidencia? Cada vez más, Estados Unidos se parece a los países comunistas / marxistas sobre los que hemos leído o visto en las películas cómo las personas que viven bajo esas ideologías están fuertemente oprimidas.

(AP photo/ U.S. Holocaust Memorial Museum, courtesy of Atlantic Foto Verlag Berlin)

El catalizador de la opresión parece ser esta pandemia llamada COVID 19. De repente, líderes políticos como gobernadores estatales y alcaldes municipales han encontrado nuevos poderes absolutos para dictar a la ciudadanía medidas drásticas que supuestamente deben tomar para protegerlos de no difundir este virus. Pero se ha convertido en vivir como si fueran la Gestapo, que fue la policía secreta de estado alemana durante el régimen nazi, organizada en 1933 y conocida por sus métodos brutales de operación. A los vecinos, familiares y compañeros de trabajo ahora se les dice y se espera que denuncien a cualquier persona que conozcan que está violando los protocolos que han sido ordenados por estos políticos.

¿Desde cuándo firmamos y entregamos nuestra vida y la vida de nuestros hijos al gobierno para que nos dicten cómo vivir? ¿Por qué las juntas escolares y los maestros actúan como si nosotros y nuestros hijos les perteneciéramos? ¿Por qué sienten que nuestros hogares son ahora su dominio?

Por ejemplo, el Departamento de Niños y Familias de Massachusetts emitió una hoja informativa para los maestros que detalla cuándo deben llamar al DCF, la agencia que puede recibir a sus hijos y ponerlos en hogares de crianza. Indica a los maestros cuándo llamar a Servicios para niños cuando los niños pierden clases en línea. En otras palabras, los maestros están sirviendo como la vigilancia más reciente del estado para fisgonear en tu hogar.

Una madre ya tuvo una visita al DCF por dejar a su hijo de 7 años con su hermano adolescente mientras trabajaba. No toman en consideración que las facturas deben pagarse. Un hermano mayor que cuida a un hermano menor solía llamarse cuidado infantil. Ahora, aparentemente, es negligencia.

Con respecto al gobierno, sabemos que las Escrituras dicen en Romanos 13:1: “Sométase toda persona a las autoridades superiores porque no hay autoridad que no provenga de Dios; y las que hay, por Dios han sido constituidas.” 1 Pedro 2:13-14, “Estén sujetos a toda institución humana por causa del Señor; ya sea al rey como quien ejerce soberanía, o a los gobernantes como quienes han sido enviados por él para el castigo de los que hacen el mal y para la alabanza de los que hacen el bien.”

Todo esto está muy bien cuando las autoridades no abusan de su poder. La pregunta es, ¿qué sucede cuando las autoridades traspasan sus límites y oprimen a la gente? Este parece ser el lado de la autoridad que estamos viendo y hay señales obvias que apuntan a la dictadura y a la tiranía.

John Locke, un filósofo y médico inglés, dijo en 1689, «dondequiera que termine la ley, comienza la tiranía … cuando cualquier miembro del estado excede su autoridad legal o de alguna manera viola la ley, deja de ser un magistrado; y, actuando sin autoridad, puede oponerse, como cualquier otro, que por la fuerza invade el derecho de otro”.

Entonces, cuando las Escrituras nos dicen que estemos sujetos a las autoridades gobernantes, depende de que las autoridades establecidas no traspasen los límites de la ley establecida y comiencen a oprimir a la ciudadanía.

Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on linkedin
LinkedIn
Share on reddit
Reddit
Share on facebook
Share on twitter
Share on reddit