Estamos perdiendo nuestro terreno común que no es negociable

Nena Arias | 31 de enero de 2022

«¡Dame libertad o dame muerte!»
~ Patrick Henry ~

Hay valores en la vida que deberían ser un terreno común para todos los seres humanos. Además, no son negociables para el cambio de su significado y propósito original porque son fundamentales. Hay pilares en la vida que son la base sobre la cual construimos el resto de la vida. Son inamovibles o deberían serlo de todos modos. Cuando se manipulan, siempre nos meteremos en problemas, incluso si lleva tiempo, porque se ha iniciado el pivote y el impulso hacia una dirección equivocada.

Los padres fundadores tenían razón cuando escribieron nuestra Declaración de Independencia declarando esto: “Sostenemos que estas verdades son evidentes por sí mismas, que todos los hombres son creados iguales, que su Creador los dotó de ciertos derechos inalienables, que entre estos están la vida, la Libertad y la búsqueda de la Felicidad.” El primer borrador decía, “vida, libertad y propiedad”.

Estos son los tres ingredientes básicos que nunca deben ser perturbados, cambiados o infringidos por nadie, sin importar quiénes sean o qué tan poderosos los hayamos hecho. El temor de Dios debería caer sobre cualquiera que intente cambiar estas tres características principales de la vida en algo que no pertenezca estrictamente al individuo. Cualquier intento de alterar estos valores debe encontrar una fuerte resistencia por parte de la ciudadanía. El valor de la vida, la libertad y la propiedad no es negociable. Estos son regalos de Dios para cada persona.

No importa a qué partido político pertenezcas, nuestro terreno común para defender siempre es la vida, la libertad y la propiedad. Sin tener el control de estos, no tenemos nada, y es solo cuestión de tiempo que nos quedemos completamente esclavizados. Renunciar a estos tres pilares de la vida es cómo nacen los gobiernos totalitarios y se les permite crear estragos.

Estados Unidos es conocido como la nación más libre de toda la historia de la humanidad, pero no sucedió así nada mas. La libertad no es gratis, siempre ha costado derramamiento de sangre. Los Campos de Batalla de nuestro país están empapados con la sangre de los valientes hombres y mujeres que han luchado y dado su vida por dejar un país libre donde nuestra libertad sea respetada en todo momento de generación en generación. Lucharon sabiendo que podrían perder la vida en el proceso, pero estaban dispuestos porque los humanos no fueron creados para vivir oprimidos y en cautiverio.

Las famosas palabras del gran patriota Patrick Henry cuando dijo: “Denme la libertad o denme la muerte”, suenan verdaderas en el corazón de cada persona. Especialmente aquellos que ya han experimentado la verdadera libertad. Nunca quieren permitirse caer en la esclavitud. La idea principal de la expresión de Patrick Henry surgió cuando supo que era hora de luchar contra la tiranía de Gran Bretaña sobre las primeras colonias. Con sus palabras, Henry expresa con fuerza que preferiría morir antes que vivir sin libertad.

Perder la vida por defender la libertad es una cosa, pero otra muy distinta es perder la vida en un acto de violencia como el que estamos viendo en las calles de nuestra ciudad, y muchas veces incluso en nuestras casas a manos de intrusos violentos. Esa actividad parece estar aumentando exponencialmente en estos días a medida que las personas se desesperan más y se vuelven anárquicas. Pero estos actos son parte de la anarquía que se ha desatado en los últimos dos años donde se culpabiliza a los efectos de las pandemias que estamos atravesando. Pero esas son solo excusas para salirse con la suya con la criminalidad o vengarse de lo que se percibe como aprovechado o tratado injustamente por otros.

Hay un terreno común de que todos los seres humanos cuerdos deberían estar a favor de la defensa a toda costa. Son la vida, la libertad y la propiedad. Sin estos tres derechos inalienables que Dios nos ha dado, no tenemos nada. Estos no son negociables.

Sin duda, nuestra civilización enfrenta desafíos sin precedentes en nuestra vida. Depende de nosotros defender lo que nunca debemos permitir que otros manipulen. Nos costará todo lo que tenemos, pero vale la pena luchar por nuestro país, nuestra familia y nuestro patrimonio. Digámosles a los aprovechados de nuestra sociedad que están pisoteando nuestros derechos otorgados por Dios que estos derechos no son negociables.

Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on linkedin
LinkedIn
Share on reddit
Reddit
Share on facebook
Share on twitter
Share on reddit