Frente a una cultura de anarquía sexual

Nena Arias | 14 de junio de 2021

“Porque todo lo que hay en el mundo —los deseos de la carne, los deseos de los ojos y la soberbia de la vida— no proviene del Padre sino del mundo.”
(1 Juan 2:16)

Si tu eres un adulto de 30 años o más, ¿alguna vez pensaste en el día en que vivirías para escuchar a las personas afirmar que experimentan fluidez sexual en al menos 46 o más identidades sexuales diferentes? Increíble, ¿verdad? Bueno, todavía lo es. Es increíble cómo la cultura de la anarquía sexual se ha convertido en una fuerza tan dominante y cada vez más agresiva en nuestra sociedad.

Las personas que creen y practican la anarquía sexual enfatizan que la sociedad debe ser «de mente abierta» y no juzgar. En realidad, están promoviendo y participando en la degeneración y quieren arrastrarnos a todos con ellos. No importa que solo hay dos géneros que pueden fundamentarse en la ciencia: masculino y femenino. La ciencia biológica nunca cambiará porque esa es la forma en que nuestro Creador la estableció para siempre. La raza humana lo sabe desde hace milenios y seguirá siendo así. Entonces, lo que sea que esté sucediendo en las mentes de aquellos que quieran explorar la degeneración hasta este grado solo puede explicarse como confusión y una fuerte distorsión espiritual que se manifiesta en perversidad sexual y fantasías en su mundo interior. Esto se reduce a la rebelión contra Dios y al rechazo total de él, pero nunca ganarán.

Este grado de perversión lleva mucho tiempo llegando con un cambio y una exploración muy definidos desde los siglos XVIII, XIX y XX representado en el arte, la literatura y el cine. Este fue el comienzo de la pornografía presentada abiertamente al público a gran escala. Los seres humanos somos de naturaleza sexual, así fuimos creados por nuestro Creador. La mente es el provocador sexual más fuerte y se despierta aún más fácilmente si se les presentan imágenes provocativas a los ojos. Ver la desnudez humana conduce a una fácil excitación sexual. La diversidad de material pornográfico en la historia únicamente para la excitación sexual ha estado ahí y sugiere cómo los seres humanos siempre han estado muy interesados en el sexo de todo tipo.

Después de que los primeros seres humanos, Adán y Eva, cayeron en pecado, Dios cubrió su desnudez y vaya que aun no había más seres humanos. Dios demostró claramente el cuidado que hay que tener con la desnudez y el sexo. Génesis 3:21 “Luego el SEÑOR Dios hizo vestidos de piel para Adán y para su mujer, y los vistió.”

El Internet no ha sido de ninguna ayuda para frenar este hambre incontrolable de sexo en los seres humanos y el hecho de que esté tan fácilmente disponible en millones y millones de páginas, pone un montón de dinero en el bolsillo de los productores. No hace falta decir que no hay fin a la vista de esta contaminación humana que se extiende hasta la bestialidad, el incesto y la pedofilia. El pecado nunca se queda pequeño. Su naturaleza es crecer en formas cada vez más grotescas que absorben y controlan completamente el espíritu humano. Un estudio realizado en 2008 reveló que de 813 estudiantes universitarios estadounidenses, el 87 por ciento de los hombres y el 31 por ciento de las mujeres informaron usar pornografía. Incluso las iglesias cristianas han iniciado ministerios completos para ayudar a sus feligreses a liberarse de la adicción a la pornografía. La pornografía es tóxica para todos. Es un factor enorme en la destrucción del matrimonio y la familia. Incluso niños de tan solo 6 años quedan atrapados en esta red de destrucción. Ted Bundy, el asesino en serie más notorio de al menos 30 víctimas en un lapso de solo cuatro años (1974-1978) secuestró, violó y asesinó a mujeres jóvenes y niñas durante la década de 1970 confesó haber comenzado por ese camino debido a la pornografía, revistas de detectives y novelas policiales que involucraron particularmente violencia sexual. ¿Necesito decir más?

Hay un propósito saludable en todo lo que Dios creó. Creó el sexo para su uso en el matrimonio para la procreación y la intimidad de pareja. Dios siempre ha conocido los peligros del sexo fuera de control, por eso estableció límites para su uso. Esto está claramente establecido en los Diez Mandamientos y la regulación del sexo en la Biblia. Una vez que se cruzan esos límites, no hay límite de hasta dónde se extenderá el daño. Nos hemos convertido en una sociedad muy sexual, incluso los comerciales de televisión diarios están muy sexuales. Es por eso por lo que nos enfrentamos a la anarquía sexual cultural y no esperemos que se detenga en el corto plazo si las personas no se vuelven a Dios para sanarse de todo pecado y adquirir liberación.

No hace falta decir que debemos rechazar la anarquía sexual dondequiera que se presente y ofrecer ayuda verdadera y amorosa a todos los que quieran liberarse e ir por el camino correcto de la vida con la ayuda de Dios, tal como Él la ofrece por todos los pecados.

“En cuanto a lo demás, hermanos, todo lo que es verdadero, todo lo honorable, todo lo justo, todo lo puro, todo lo amable, todo lo que es de buen nombre, si hay virtud alguna, si hay algo que merece alabanza, en esto piensen.”
(Filipenses 4:8)

Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on linkedin
LinkedIn
Share on reddit
Reddit
Share on facebook
Share on twitter
Share on reddit