Jesucristo y los Estados Unidos

Ramón Arias, revisado por Nena Arias | 30 de noviembre de 2020

John Quincy Adams, nuestro sexto presidente, pronunció un discurso verdaderamente asombroso a la gente de Newburyport, Massachusetts, el 4 de julio de 1837. En él declaró que Estados Unidos es una nación de cristianos fundada por la Divina Providencia. Incluso como presidente, dijo que Estados Unidos es un país que fue predestinado de acuerdo con el plan de Dios, y cita con firmeza las escrituras a lo largo de su discurso.

En su discurso preguntó a su audiencia, “¿por qué… al celebrar… el cumpleaños de la nación… en la cadena de eventos humanos, el nacimiento de la nación está indisolublemente ligado con el nacimiento del Salvador? ¿Que forma un evento principal en el progreso de la dispensación del evangelio? ¿No es que la Declaración de Independencia organizó primero el pacto social sobre la base de la misión del Redentor en la tierra? ¿Que puso la piedra angular del “gobierno humano sobre los primeros preceptos del cristianismo, y dio al mundo la primera promesa irrevocable del cumplimiento de las profecías, anunciadas directamente desde el cielo en el nacimiento del Salvador y predichas por el mayor de los Profetas hebreos seiscientos años antes?

¿Es correcta la afirmación de John Quincy Adams o fue una exageración? ¿Estaba en un error o tenía razón? ¿Cómo se puede vincular el nacimiento de una nación con nuestro Señor y Salvador Jesucristo?

Adams tenía toda la razón: el nacimiento de Estados Unidos está directamente relacionado con el nacimiento de nuestro Salvador. De hecho, porque los Estados Unidos de América es la única nación establecida por el pueblo cristiano, sobre la base de los principios bíblicos, y dedicada al propósito de la libertad religiosa. Esta verdad se observa fácilmente en la historia más antigua de Estados Unidos.

Los fundadores de Estados Unidos establecieron por primera vez un pacto por escrito con Dios el 11 de noviembre de 1620, cuando escribieron The Mayflower Compact incluso antes de desembarcar para asegurarse de que hubiera unidad en el propósito y el orden entre todos los pasajeros.

Dice en parte:

“En el nombre de Dios, amén. … Habiendo emprendido para la Gloria de Dios, y el Avance de la Fe Cristiana y el Honor de nuestro Rey y Patria, una Travesía para plantar la Primera Colonia en las Partes Norteñas de Virginia, hacemos por estos presentes, solemne y mutuamente en la presencia de Dios y unos con otros, Pacto y nos Combinamos juntos en un Cuerpo Político Civil para nuestro orden y preservación y fomento de los fines antedichos; y por virtud de esto establecemos y aprobamos, constituimos y formamos, tales justas e iguales Leyes, Ordenanzas, Actas, Constituciones y Oficios, de tiempo en tiempo, según sea considerado muy propio y conveniente para el bienestar general de la Colonia, a la cual prometemos toda la obediencia y sumisión debidas».

Este fundamento le dio a Estados Unidos la mayor cantidad de libertades que jamás haya disfrutado una nación (a excepción del antiguo Israel cuando obedeció la Ley de Dios). Los Peregrinos fundadores estaban completamente convencidos del valor de reconocer a Dios en su esfuerzo y estaban decididos a preservarlo.

Los Peregrinos estarían más que decepcionados al ver en qué se ha convertido esta nación en relación con Dios. Nunca imaginaron que las generaciones futuras perderían las libertades básicas de expresar su fe en el Dios Todopoderoso. Nunca soñaron que la oración estaría prohibida en las escuelas, ciertamente en sus sueños más locos nunca imaginaron que la pena de muerte para el nonato sería la decisión de una madre de poner fin a la vida de un niño en su vientre, o que la cruz, los Diez Mandamientos y los belenes se eliminarían de los lugares públicos. Definitivamente protestarían hasta el punto de dar sus vidas para resistir una legislación inmoral. Conocían a Dios lo suficientemente bien como para saber que la inmoralidad aceleraría la ira de Dios. Definitivamente deberíamos saber esto también y luchar hasta la muerte para que esa misma pureza de los principios de Dios no se pierda en Estados Unidos.

Los fundadores definitivamente nunca imaginaron esta monstruosidad de un gobierno centralizado que abrazaba abiertamente los ideales marxistas ateos, promoviendo y sometiéndose a la gobernanza mundial.

Comprometámonos nuevamente ante nuestro Dios y Salvador para retomar una vez más esta nación bajo Su Gobierno y Soberanía:

Isaías 9:6-7

“Porque un niño nos es nacido, un hijo nos es dado, y el dominio estará sobre su hombro. Se llamará su nombre: Admirable Consejero, Dios Fuerte, Padre Eterno, Príncipe de Paz.  Lo dilatado de su dominio y la paz no tendrán fin sobre el trono de David y sobre su reino, para afirmarlo y fortalecerlo con derecho y con justicia, desde ahora y para siempre. El celo del SEÑOR de los Ejércitos hará esto.

Salmo 2

¿Por qué se amotinan las naciones y los pueblos traman cosas vanas?
Se presentan los reyes de la tierra, y los gobernantes consultan unidos contra el SEÑOR y su ungido, diciendo: “¡Rompamos sus ataduras! ¡Echemos de nosotros sus cuerdas!”. El que habita en los cielos se reirá; …Tú los quebrantarás con vara de hierro; como a vasija de alfarero los desmenuzarás”. Y ahora, oh reyes, sean sabios; acepten la corrección, oh gobernantes de la tierra. Sirvan al SEÑOR con temor y alégrense con temblor.  Besen al hijo, no sea que se enoje y pierdan el camino; pues se enciende de pronto su ira. ¡Bienaventurados todos los que en él se refugian!

Salmo 33:12

¡Bienaventurada la nación de la cual el SEÑOR es Dios, el pueblo al cual escogió como posesión suya!

 

Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on linkedin
LinkedIn
Share on reddit
Reddit
Share on facebook
Share on twitter
Share on reddit