La acción de gracias se trata de un corazón lleno de gratitud

Nena Arias | 22 de noviembre de 2021

“Engrandezcan al SEÑOR conmigo; ensalcemos juntos su nombre.”
(Salmo 34:3)

El salmista de la Biblia fue un hombre que supo reconocer todo acerca de Dios. Los momentos en que Dios derramó sus abundantes bendiciones sobre él, pero también cuando Dios le mostró su amor a través del castigo, y él aprendió a tener una actitud de acción de gracias a través de todo ello. El resultado de todo eso es que Dios llamó al salmista David “un hombre según su corazón” (1 Samuel 13:14). Hoy, al expresar nuestra acción de gracias ante Dios, incluyamos toda la bondad de Dios.

El camino por delante está demostrando ser un gran desafío. Todos los indicios muestran que solo aumentará debido a las probabilidades que están en nuestra contra. Tenemos un liderazgo nacional pobre e irresponsable que está gastando hacia la nada y trayendo una tremenda inflación sobre todos nosotros, nuestra nación está viendo la anarquía como nunca antes visto. La gente en masa ingresa a las tiendas y roba mercancía a voluntad, los tiroteos y los asesinatos están en su punto más alto con una protección policial disminuida, nuestras escuelas públicas han decidido que nuestros hijos son «suyos» para hacer de ellos lo que se les antoje. Todas estas probabilidades vienen en nuestra contra porque cambiamos drásticamente nuestros principios rectos para vivir y ahora todas las consecuencias están regresando a nosotros. Pero lo creas o no, esto sigue siendo la bondad de Dios que se nos muestra y nos da tiempo para apartarnos de nuestros caminos erróneos. Así como un padre amoroso castiga a un niño que se porta mal para que cambie su mal comportamiento porque lo ama, nuestro Padre celestial tiene que hacer lo mismo porque nos ama mucho y no quiere que nos destruyamos. El niño que es castigado por un padre amoroso, con el tiempo aprenderá a amar y apreciar a su padre aún más porque se preocupó lo suficiente como para disciplinarlo y convertirlo en una mejor persona.

Estas condiciones nacionales exigen que todos se pongan manos a la obra con la guía del Espíritu Santo para restaurarnos.

La sanidad de la nación solo puede ser una realidad si trabajamos para llevar a otros a la salvación en Cristo y todos obedecemos Su ley moral o al menos hacemos que las personas respeten la ley para comenzar la restauración de este país. Es la única restauración vital para la sociedad.

No perdamos de vista que, ante todo, nuestra lealtad es hacia Dios cuya gracia y misericordia continúan dándonos la oportunidad de ser incluidos en Su divino plan maestro. Continuemos orando intensamente y con inteligencia en los días venideros. Ahora vamos a navegar por aguas muy peligrosas que tenemos por delante, ¡pero Dios nos ha dado su mensaje de que él es para nosotros!

Tomemos valor y sigamos adelante y descubramos cómo podemos glorificar a Dios y cómo podemos estar mejor equipados para hacer su voluntad aquí en la tierra como en el cielo.

Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on linkedin
LinkedIn
Share on reddit
Reddit
Share on facebook
Share on twitter
Share on reddit