La forma más elevada de amor en el universo

Nena Arias | 13 de diciembre de 2021

“Porque de tal manera amó Dios al mundo, que ha dado a su Hijo unigénito”.
(Juan 3:16)

El verdadero significado de la Navidad es que Dios, en la persona de Jesús, vino a la tierra para redimir a la humanidad y todo lo que se perdió con la introducción del pecado, tal como prometió y anunció que enviaría a nuestro Libertador (Génesis 3:15).

Entonces, cuando el mundo simplemente celebre la temporada navideña enfocándose en la comercialización de espectáculos musicales, regalos, fiestas, luces, decoraciones, música y diversión es una tragedia del más alto nivel. Es un error desastroso porque el advenimiento de la Navidad no solo es glorioso sino trascendente por toda la eternidad. Es la esencia de la verdadera vida. La diferencia entre vida o muerte. ¡Quien se pierda esta verdad, está perdido para siempre!

Pero si le preguntas a la gente qué significa la Navidad para ellos o qué les gusta de ella, en su mayor parte oirás acerca de todas las trivialidades, e incluso si son tradiciones buenas y divertidas, no son la esencia de la Navidad.

Muchas de esas tradiciones incluso se contradicen. Por ejemplo, resulta que Santa Claus no visita el mundo entero. Muchas casas ni siquiera tienen chimeneas. Además, un hombre de ciento cincuenta kilos no puede caber en una chimenea. Cada cultura celebra de diferentes formas. Seguro que hay alimentos que solo aparecen en las mesas de las personas una vez al año. Hay fiestas, festivales y desfiles y obsequios con especial significado. Hay cuentos de hadas que se leen a los niños sobre Santa Claus y otros, muchas veces dejando fuera la historia real del nacimiento de Jesús y lo que significa para nosotros. Sin estas cosas y tradiciones, la gente siente que la Navidad simplemente no fue Navidad.

Debido a todo lo que ha sucedido por la pandemia, los encierros y las pérdidas financieras, la temporada navideña de este año puede verse bastante diferente para muchas personas, y se sentirán tristes y se perderán muchos de los adornos y actividades a las que están acostumbrados porque así lo han hecho. Perdiendo el verdadero significado de la Navidad que no cambia año tras año. Dios sigue siendo el mismo; no ha muerto. El maravilloso regalo del Salvador que nos dio sigue siendo perfecto y no cambia. Podemos disfrutar plenamente de la bendición de su presencia con nosotros todos los días si queremos. ¿Por qué? Porque a través de la esencia de la Navidad, Dios, a través de Jesús, vino a habitar en nosotros, a través de nosotros y entre nosotros. No ha salido de la tierra, al contrario, es EMMANUEL, que significa Dios con nosotros. Mateo 1:23 “He aquí, la virgen concebirá y dará a luz un hijo, y llamarán su nombre Emanuel, que traducido quiere decir: Dios con nosotros”.

No hay evento más grande en la historia que la venida de Emmanuel, Dios con nosotros. Jesús vino a cumplir la promesa de salvación de Dios Padre para darnos la oportunidad de regresar a él en perfecta comunión con la eliminación del pecado ofrecida a «quien quiera» para un futuro glorioso «a prueba de despojos» en la eternidad con él. Ninguna otra experiencia humana puede superar eso.

La Navidad es un día para recordar que Dios nos dio el mayor regalo de amor en todo el universo: su precioso Hijo tal como lo prometió.

“Porque un niño nos es nacido, un hijo nos es dado, y el dominio estará sobre su hombro. Se llamará su nombre: Admirable Consejero, Dios Fuerte, Padre Eterno, Príncipe de Paz”.
(Isaías 9:6)

Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on linkedin
LinkedIn
Share on reddit
Reddit
Share on facebook
Share on twitter
Share on reddit