La pérdida del respeto por Dios desmorona a todas las sociedades

Nena Arias | 15 de marzo de 2021

«Negarse a respetar a Dios es la mayor de todas las tragedias».
~ Nena Arias ~

Cuando una sociedad pierde el respeto por Dios, la pérdida de toda autoridad seguramente vendrá porque la estructura principal de lo que mantiene unida a la sociedad comienza a desmoronarse. Es solo una cuestión de tiempo que la siguiente gran estructura de autoridad, la familia tradicional y clásica, se fracture y se produzca un efecto dominó en toda la sociedad a partir de ese momento. La falta de respeto de los niños hacia sus padres, en nuestros tiempos, es espantosa. Me quito el sombrero ante los maestros de escuelas públicas por lo que tienen que enfrentar en las aulas que en realidad son guaridas de vándalos y las figuras de autoridad pierden la importancia que alguna vez tuvieron. El desinterés en los procesos políticos comienza a crecer hasta alcanzar un clímax en la falta de respeto total incluso por la posición de autoridad más alta en una nación como su presidente.

Tengo siete décadas de experiencia en la vida, y nunca había visto una falta de respeto tan descarada hacia el presidente de nuestra nación como la que acabamos de experimentar con la presidencia de Trump y el colapso continúa con el presidente actual. Somos una sociedad quebrantada en muchos sentidos, y se está reflejando de arriba abajo en nuestra estructura de autoridad.

La total indiferencia y falta de respeto que estamos viendo en algunos segmentos de nuestra sociedad para provocar y deshonrar a nuestra aplicación de la ley es espantoso, por decir lo menos. Un llamado que parece ir en aumento es el de erradicar los grupos policiales. ¡Por favor! ¿A qué piensa la gente que nos llevará eso? ¿Saben que abogan por la anarquía total? Sin embargo, la hipocresía de esas mismas personas de seguir llamando al número 911, que es nuestro número de emergencia para los socorristas, las mismas personas que arrojan objetos dañinos a nuestra fuerza policial como botellas de agua congelada, latas de comida, cubetas de agua, les escupen y se burlan de ellos, ¡todo eso sin impunidad!

Me complació ver que finalmente alguien está haciendo algo para restablecer la ley y el orden cuando supe que el Senado de Kentucky votó para convertir en delito burlarse de la policía con la esperanza de restablecer la ley y el orden y sofocar las enormes protestas violentas que hemos presenciado últimamente. La falta de impunidad solo ha envalentonado a los perpetradores. La gente ha sufrido una tremenda pérdida de negocios, propiedad privada y cordura en sus comunidades. El artículo en el noticiero AOL establece que «Según la legislación, cualquier persona que ‘aborde, insulta, mofa o desafíe a un agente de la ley con palabras ofensivas o burlonas, o mediante gestos u otro contacto físico, que tenga una tendencia directa a provocar una violencia en respuesta’ sería culpable de un delito menor y enfrentaría hasta 90 días de cárcel y multas. La propuesta también aumenta las penas por disturbios. Por ejemplo, a los acusados de disturbios se les exigirá que permanezcan detenidos durante un mínimo de 48 horas. Otra disposición penalizaría apuntar ‘una luz, un puntero láser, una bocina activada u otro dispositivo que haga ruido hacia la cabeza’ de un socorrista». Y yo digo, ¡así sea, bravo!

Por supuesto, las fuerzas del orden cometen errores, pero en su mayor parte los elementos de nuestras fuerzas policiales en la aplicación de la ley son estelares en su desempeño para mantener a la sociedad segura al atrapar a los infractores de la ley y cumplir el juramento que tomaron cuando se unieron a las fuerzas del orden. Ninguna cantidad de dinero puede compensarlos adecuadamente por ponerse en peligro de perder la vida por lo que hacen. Diario tienen que decir un último adiós a sus familias todos los días porque nunca saben si será la última vez que los verán vivos. Esa es la verdadera dedicación al servicio de la ley y el orden, y deben ser elogiados y respetados, no deshonrados y maltratados. Estos valientes hombres y mujeres se ajustan a lo que dice Juan 15:13: «Nadie tiene mayor amor que este, que alguno ponga su vida por sus amigos».

El respeto por la autoridad comienza a nivel individual cuando se respeta a Dios. Luego llega a la familia inmediata cuando la estructura de la familia, tal como la instituyó Dios, se sigue y se enseña a los niños que quieren salir a la sociedad y vivir de acuerdo con estos buenos valores.

Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on linkedin
LinkedIn
Share on reddit
Reddit
Share on facebook
Share on twitter
Share on reddit