La persecución cristiana en Estados Unidos

Nena Arias | 8 de febrero de 2021

Los seguidores de Cristo han sido perseguidos desde el principio. Innumerables personas han tenido que dar su vida por la causa de Cristo en lugar de negarlo. Todos menos uno de los discípulos de Jesús, también conocidos como apóstoles, se convirtieron en mártires por su fe y compromiso con Cristo. Jesús dijo que esto era de esperarse cuando dijo: ‘El siervo no es mayor que su señor’. Si a mí me han perseguido, también a ustedes los perseguirán (Juan 15:20).

El inglés John Foxe (1516-1587) escribió un libro monumental titulado Libro de los mártires de Foxe. Además de la Biblia, recomendaría encarecidamente a todos los cristianos que lean este libro. Cada vez que lo leo, estoy asombrada y muy inspirada de cómo los creyentes, en lugar de negar a Cristo fueron a la muerte. No hace falta decir que, cuando lo leo, me conmueve profundamente hasta las lágrimas y la gratitud por la fidelidad de ese calibre de seguidores de Cristo que nos transmitieron la antorcha y el manto de Cristo a lo largo de los siglos. El libro comienza con el primer mártir cristiano, Esteban, según se registra en el capítulo 7 del libro de los Hechos y termina con los mártires de la Reforma Protestante del siglo XVI.

La historia de la iglesia cristiana muestra que la persecución de los cristianos ha sido una constante. Nunca ha cesado en el mundo. Incluso hoy, en muchas naciones, los cristianos están sufriendo e incluso muriendo por su fe. Se queman sus lugares de reuniones. Están perdiendo sus negocios, sus hogares e incluso sus familias. Sus mujeres son violadas y torturadas incluso frente a sus familiares. Un ministerio moderno que sigue la pista de esto es La Voz de los Mártires. Se aseguran de que los cristianos que son arrestados, interrogados, encarcelados y torturados por su fe, pero que permanecen fieles, no sean olvidados y los ayudan en todo lo que pueden.

Como puedes ver, la persecución de los cristianos no es nada nuevo. Sin embargo, en Estados Unidos, que nació como una nación cristiana y ha establecido la libertad de religión como uno de sus pilares para la sociedad, esto ahora ha cambiado.

Estamos viendo a cristianos, sus pensamientos y creencias cristianas que son el blanco de los que odian a Dios con la esperanza de erradicar al Dios de la Biblia y a Cristo de nuestra cultura. En nuestra era más moderna, la lucha contra el cristianismo comenzó a cobrar fuerza desde principios de la década de 1960, cuando la oración y la Biblia fueron prohibidas en las escuelas públicas. A partir de ese momento, sentimos que el impacto y las estadísticas que se habían mantenido prácticamente estables sobre los embarazos fuera del matrimonio, los delitos violentos y la delincuencia comenzaron a subir. Comenzamos por una pendiente resbaladiza de inmoralidad en todos los sentidos en nuestra sociedad que solo se ha incrementado. Sin la disuasión de Dios y su Palabra para mantener a las personas bajo control y responsables ante él de sus vidas, las acciones y estilos de vida que sabíamos que estaban mal comenzaron a ser más “aceptables” en nuestra sociedad.

No hace falta decir que la falta de respeto por el Creador y el orden de vida que ha establecido ha sido objeto de burlas y ataques. La peor parte es que las iglesias principales comenzaron a ceder a las presiones de esta inmoralidad y de alguna manera han encontrado deshonestamente una manera de abrazar y tratar de justificar esta impiedad con la doctrina bíblica que, por supuesto, es imposible porque «el aceite y el agua» nunca se mezclan, por lo que terminan sólo engañándose a sí mismos y robando al Evangelio su poder incomparable.

Como resultado, la burla contra el cristianismo es el resultado de cualquiera que se identifica con Cristo. El consenso general es que la persecución de los cristianos solo ocurrió en países lejanos, pero ahora estamos viendo persecución cristiana aquí mismo en casa. Los cristianos comprometidos se enfrentan a una intolerancia cada vez mayor en este país. Lo vemos a través de multas, juicios, empleos perdidos y el desdén público.

Hay persecución en la política. Los políticos cristianos parecen ser los más atacados por sus creencias religiosas. Están sujetos a un escrutinio riguroso si se atreven a expresar sus valores cristianos en sus campañas y en el trabajo. Intentan poner en duda su capacidad para servir en cargos públicos debido a su cristianismo. Seguido se recrimina nuestro Juramento a la Bandera diciendo que «bajo Dios» debe ser eliminado de su texto. Incluso nuestra moneda ha sido cuestionada, porque tiene escrito “en Dios confiamos”.

Cualquiera con creencias bíblicas tradicionales que hayan sido parte de nuestro país durante años es etiquetado como de mente cerrada y con prejuicios contra todas las demás creencias.

En los negocios, los cristianos son el objetivo. Si los panaderos cristianos se niegan a hornear pasteles para bodas entre personas del mismo sexo, o los que ocupan cargos públicos se niegan a autorizar certificados de boda entre personas del mismo sexo, son marginados y sus vidas y sus medios de subsistencia se destruyen.

Hay una gran persecución cristiana en nuestros campus universitarios. Todas las creencias y valores son aceptados excepto los valores cristianos. Las creencias de los estudiantes cristianos son severamente juzgadas, sin embargo, todos los demás pueden decir lo que quieran sin cuestionar. Las universidades cristianas a veces se encuentran en peligro de perder su acreditación porque no se ajustan a la ideología liberal e impía. Censurar el pensamiento cristiano solo permite que la ignorancia reine supremamente y estas instituciones solo están desatando idiotas con un título universitario en la sociedad para causar daño.

La persecución contra el cristianismo es inevitable. Hemos tenido que lidiar con eso durante 2000 años y contando. Solo nuestra reacción a la persecución debería ser como Jesús y los primeros cristianos lidiaron con ella. Vivamos en el poder del evangelio. Recuerda: «porque nuestra lucha no es contra sangre ni carne, sino contra principados, contra autoridades, contra los gobernantes de estas tinieblas, contra espíritus de maldad en los lugares celestiales” (Efesios 6:12). Prosperemos en medio de la persecución. Somos diferentes a cualquier otra persona en el mundo, vivamos en ese poder que se nos ha otorgado. Cuando eres diferente, tiendes a ser juzgado. Nunca comprometas la verdad de Dios.

Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on linkedin
LinkedIn
Share on reddit
Reddit
Share on facebook
Share on twitter
Share on reddit