La posible cercanía de la Tercera Guerra Mundial

Nena Arias | 18 de abril de 2022

El mundo siempre ha estado en crisis social, y pasa por ciclos de mal en peor e incluso conflictos armados, que producen una pérdida significativa de vidas. Cuanto más se perfeccionan las armas de guerra, mayor es la devastación que causan.

Tan solo en el siglo XX se produjo dos Guerras Mundiales y la asesina ideología comunista.

Según el editor Stéphane Courtois de El libro negro del comunismo: crímenes, terror y represión, documenta los horrores que resultaron de los asesinatos en masa, incluidas las hambrunas provocadas por el hombre. Según los registros establecidos en el libro, no menos de 94 millones de personas perdieron la vida. Las ideas políticas basadas en conceptos erróneos sobre cómo debería ser la vida siempre conducen a resultados horribles. Apenas la semana pasada, vimos videos horribles de cómo las personas en Shanghái están encerradas en sus casas y apartamentos sin comida ni agua adecuadas debido a las medidas pandémicas, afirma su gobierno totalitario. Escuchamos sus gritos desesperados y protestas en masa y, tristemente, la gente saltando de sus edificios de gran altura hacia la muerte, lo que preferían en lugar de vivir en esas condiciones y verse a sí mismos y a su familia morir de hambre.

La gente está empezando a prestar más atención a la inevitable realidad de la condición violenta del mundo. Las noticias informaron sobre las masacres en curso de cristianos por parte de los supremacistas islamistas el Domingo de Ramos en Egipto, donde bombardearon dos iglesias cristianas coptas. Los islamistas afirman que dominarán el mundo, por lo que continúan sus ataques en todo el mundo. Irán, con su marca de islam, se ve a sí mismo como el que marcará el comienzo de la destrucción del mundo que dará paso a su tan esperado mesías chiíta, el 12º Imán, que implementará la paz y la prosperidad. Debemos estar atentos, Irán es el principal patrocinador del terrorismo en el mundo.

El liderazgo de Corea del Norte está obsesionado con sus armas nucleares y misiles balísticos que los harán relevantes en el mundo. Ahora, con el tercer miembro de la dinastía familiar de dictadores que quiere superar a su abuelo y padre en las atrocidades que cometieron, se ha vuelto más peligroso. Kim Jong-un amenaza con atacar a Estados Unidos, Corea del Sur y Japón. Ha puesto a todos nerviosos, y los chinos ya no son espectadores silenciosos.

¿Qué podemos decir sobre el presidente ruso, Vladimir Putin, que ve amenazado su liderazgo en el escenario mundial y está arremetiendo, más recientemente en Ucrania? ¿Cuál es el próximo movimiento de Putin? ¿Se abrirá camino con engaños al amenazar con una guerra nuclear con Estados Unidos y Europa? ¿O está dispuesto a mostrarle al pueblo ruso y al mundo lo duro que es y hacer un movimiento que consolide su deseo de ser coronado como el próximo zar yendo a la guerra?

La gente seguirá preguntando si la cosmovisión apocalíptica nos va a hacer estallar a todos. La preocupación es válida. Una cosa es hacer promesas de campaña y expresar los deseos que un candidato espera cumplir y otra muy distinta es estar sentado en la Oficina Ejecutiva y ver el mundo desde otra perspectiva que no sea a la distancia. Para ser un líder eficaz en el mundo, una persona necesita desarrollar la mente de Cristo (1 Corintios 2:16) para saber qué hacer con precisión y evitar errores costosos. No, no estoy bromeando, es un hecho probado por aquellos que han aprendido esa verdad. 1 Corintios 2:16 dice: “Porque, ¿quién conoció la mente del Señor? ¿Quién lo instruirá?
Pero nosotros tenemos la mente de Cristo”. Tener la mente de Cristo para toda la vida es un éxito garantizado.

Para cualquiera que afirme que el resultado del actual clima de guerra no se puede predecir, se está perdiendo un ingrediente clave: ¡LA HISTORIA! No hay mejor pauta para revelar lo que se puede esperar. Si la decadencia moral y espiritual del mundo actual continúa aumentando, no es difícil saber qué hay en el horizonte. Es tan seguro como que las estaciones del año cambiarán y sabemos qué esperar, lo mismo ocurre con el comportamiento humano. Simplemente no deberíamos prestar atención a las naciones beligerantes; más bien deberíamos centrarnos en comprender qué lleva a la guerra.

Los cristianos, que están esperando que el mundo arda en llamas para que Jesús pueda regresar, necesitan mirar bien y entender cómo el Dios de la Biblia trata con las naciones que alcanzan el nivel permitido de corrupción moral antes de que Su justo juicio se manifieste en lleno. Interpretar mal lo que dice la Biblia sobre el “fin de los tiempos” envía a los “expertos en profecía bíblica” a luchar para forzar eventos mundiales que apunten al “fin del mundo”. Juzgar mal los planes de Dios para la humanidad hace que muchos creyentes desconfíen de la Biblia, otros pasen por alto los errores de los “expertos” y esperen su próximo libro sobre los “últimos tiempos”; luego el siguiente y el siguiente, con la esperanza de que algún día le den al blanco. Los creyentes en Cristo deben cuestionar qué estaban pensando los cristianos que no entendían los tiempos culturales, que los llevaron a la Primera Guerra Mundial, luego a la Segunda Guerra Mundial. ¿Están los cristianos mejor ahora que los de las generaciones de la Guerra Mundial? ¿O la mayoría está ignorando los síntomas y las causas que conducen al juicio de las naciones por un reinicio de las sociedades para construir un mundo mejor?

El espectro de la Tercera Guerra Mundial es real, no solo porque el mundo tiene líderes trastornados mentales y buitres que se aprovechan de la riqueza de las naciones. Dios, quien sancionó judicialmente el comportamiento cultural inmoral de la generación de Noé, Sodoma y Gomorra, el Antiguo Egipto y las naciones que fueron despojadas de su tierra dada al antiguo Israel, fueron severamente juzgados por abandonar la ley moral de Dios, esto no ha cambiado. Dios es el Gobernante Soberano de las naciones, y Su ética no es negociable, lo que significa que Él tiene el control de la historia y no el hombre. El Dios de la Biblia es la máxima fuente de poder y autoridad. Erróneamente, los hombres piensan que ellos lo son.

La Resurrección de Cristo nos recuerda que la tierra y el universo están bajo la autoridad exclusiva de Dios. Considera las siguientes Escrituras:

“El SEÑOR estableció en los cielos su trono, y su reino domina sobre todo”. (Salmo 103:19)

“¡Oh SEÑOR Dios! He aquí que tú has hecho el cielo y la tierra con tu gran poder y con tu brazo extendido. Nada hay que sea difícil para ti”. (Jeremías 32:17)

“¡Oh profundidad de las riquezas, de la sabiduría y del conocimiento de Dios! ¡Cuán incomprensibles son sus juicios e inescrutables sus caminos!” (Romanos 11:33)

“Porque en él fueron creadas todas las cosas que están en los cielos y en la tierra, visibles e invisibles, sean tronos, dominios, principados o autoridades. Todo fue creado por medio de él y para él”. (Colosenses 1:16)

Si no depende de Dios, ¿quién determina si veremos esa destrucción? Los no creyentes en Dios siempre están condenados a actuar mal y tener malos resultados. Los creyentes en Dios tienen la mayor responsabilidad por lo que sucede en el mundo; si malinterpretan la voluntad de Dios, nunca es culpa de Dios. Si queremos entender todo lo que se desarrolla ante nosotros, es solo la Biblia la que revela el modelo perfecto para restaurar todas las cosas bajo el gobierno de Dios y Cristo es nuestro ejemplo para seguir.

Pedro les dijo a los primeros creyentes:

“Porque es tiempo de que el juicio comience por la casa de Dios. Y si primero comienza por nosotros, ¿cómo será el fin de aquellos que no obedecen al evangelio de Dios?” (1 Pedro 4:17)

Los creyentes en la Biblia deben liderar en todas las áreas de la sociedad y mostrarle a la gente el camino para salir de la oscuridad cultural, el no hacerlo tendrá consecuencias perjudiciales como una Tercera Guerra Mundial. Depende del pueblo de Dios determinar esto.

Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on linkedin
LinkedIn
Share on reddit
Reddit
Share on facebook
Share on twitter
Share on reddit