La soberanía de Dios establece gobernantes

Nena Arias | 25 de enero de 2021

“Él cambia los tiempos y las ocasiones; quita reyes y pone reyes. Da sabiduría a los sabios y conocimiento a los entendidos”.
(Daniel 2:21)

“Del SEÑOR es la tierra y todo lo que hay en ella;
el mundo y los que lo habitan”.
(Salmo 24:1)

Es imposible que Dios mienta. Entonces, si queremos comprender verdaderamente lo que sucede en este mundo, debemos comprender a Dios y lo que nos está diciendo. El Salmo 24:1 nos dice que la tierra y todo lo que en ella hay es del Señor. ¿No puede el Todopoderoso hacer lo que sabe que es mejor para su mundo y todos los que viven en él? ¿Quién puede aconsejar a Dios y decirle que está haciendo algo incorrecto? Puede ser difícil para la mente humana comprender que, incluso en una nación que elige a sus gobernantes mediante elecciones, Dios, en última instancia, tiene la última palabra. Entonces, ¿por qué votar? ¿A caso Dios se divierte a través de juegos mentales con nosotros? Si lo hace ¿abusa de su poder sobre nosotros?

Para el entendimiento humano, todas las anteriores son preguntas justas y a Dios no le importa que las hagamos. Sin embargo, es posible que no nos gusten las respuestas. Para entender cómo trabaja Dios, debemos entender quién es y cómo actúa y toma decisiones.

Como dice Daniel 2:21, es Dios quien establece reyes y los quita. Dios en su soberanía puso al presidente Trump en ese puesto por cuatro años y después fue destituido y ahora en la soberanía de Dios, Joe Biden es presidente. Si creemos que la elección fue robada o no, ese no es el problema. El meollo del asunto es que Dios lo permitió por razones que son claras para él y debemos esforzarnos por comprender su mensaje para nosotros. ¡NADIE PUEDE DEFRAUDAR A DIOS! Dicho esto, ¿qué nos está diciendo Dios en este momento con la administración de Biden? Con Trump, parecía que el país estaba saliendo de la fuerte opresión tanto nacional como extranjera. Luego, una plaga mundial se apoderó de nosotros y destruyó el progreso y mató a mucha gente en su camino y nos puso en encierro. Ahora, tenemos un nuevo presidente y debido a las políticas de Biden, parece que estamos retrocediendo e incluso más profundamente en la opresión y la oscuridad tanto en el exterior como en el interior. ¿Cuál es el mensaje de Dios para nosotros? ¡Su mensaje es claro! Cuando una nación pierde riqueza, prosperidad y paz, algo anda muy mal, el juicio de Dios está sobre esa nación. En todo esto debemos reconocer la participación de Dios. Fue el caso en las elecciones generales de 2016, y es el caso hoy. Lo creas o no, el juicio es la gracia de Dios en acción para que podamos enmendar nuestros caminos. De lo contrario, podría dejarnos ir hasta que nos destruyamos de todos modos, porque ese es el camino de la naturaleza humana caída.

¿Fue una elección falsificada? Quizás lo fue, ¡pero Dios lo permitió! Sin fraude, Joe Biden nunca habría sido elegido y esa es la soberanía de Dios. Mirando hacia atrás, parecía que Trump llegaría a la victoria sin importar a qué candidato demócrata se enfrentaría porque Trump estaba haciendo un gran trabajo sacando a la nación del fango de corrupción en el que se encontraba. Trump sobrevivió el intento de destituirlo de su cargo después de ser acusado, pero solo sirvió para fortalecer su base en el proceso. La economía estaba en pleno apogeo y no nos vimos atrapados en ninguna crisis internacional. Las cosas se veían bien. Obviamente, Dios tiene otros planes para nuestra nación y su mensaje para nosotros no es muy bueno. ¿Nos ha pesado en la balanza y nos ha encontrado faltos? (Daniel 5:27)

En primer lugar, debemos entender que Dios es justo y que nunca hará nada para manchar su carácter, lo que equivaldría a traicionarse a sí mismo. Eso nunca sucederá. Justo es el SEÑOR en todos sus caminos y bondadoso en todas sus obras” (Salmo 145:17).

En segundo lugar, también debemos aceptar que Dios es soberano y que, dentro de su soberanía, tiene todo el espacio que necesita para hacer lo correcto, incluso si no nos parece así. A veces la vida puede parecer fuera de control, pero es reconfortante recordar que nunca estamos fuera de la vista de nuestro Creador, y él nunca pierde el control. “Porque en él fueron creadas todas las cosas que están en los cielos y en la tierra, visibles e invisibles, sean tronos, dominios, principados o autoridades. Todo fue creado por medio de él y para él. Él antecede a todas las cosas, y en él todas las cosas subsisten (Colosenses 1:16-17).

En tercer lugar, posee una mente infinita y conoce todo lo pasado, presente y futuro. No hay forma de que nuestra mente humana limitada pueda saber más de lo que Dios sabe, así que debemos confiar en él siempre, él sabe lo que es mejor y él es el Señor de toda su creación. Agradezcamos que nos permita participar un pequeño papel en su magnífico plan y que cada uno de nosotros responda a él por nuestros hechos, no por los hechos de los demás. Puedes estar seguro; nada escapa a la justicia de Dios. “No se venguen ustedes mismos sino dejen lugar a la ira de Dios, porque está escrito: Mía es la venganza; yo pagaré, dice el Señor” (Romanos 12:19).

Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on linkedin
LinkedIn
Share on reddit
Reddit
Share on facebook
Share on twitter
Share on reddit