La verdadera causa de la anarquía en Estados Unidos

Nena Arias | 6 de junio de 2022

“Porque es necesario que todos nosotros comparezcamos ante el tribunal de Cristo
para que cada uno reciba según lo que haya hecho por medio del cuerpo,
sea bueno o malo.”
(2 Corintios 5:10)

Cuando se le preguntó a un economista marxista visitante de China en la Institución Fulbright si había aprendido algo sorprendente o inesperado de nuestro país. Sin dudarlo, dijo: «Sí, no tenía idea de cuán crítica es la religión para el funcionamiento de la democracia…»

En otras palabras, la razón por la que la democracia funciona no se debe a que el gobierno supervise lo que todos están haciendo, sino a la decisión de la mayoría de las personas, la mayoría de las veces eligiendo voluntariamente obedecer la ley. En Estados Unidos, esta es la cultura incrustada en el estilo de vida estadounidense. Lamentablemente, esto está desapareciendo rápidamente.

Para determinar la verdadera causa de la anarquía tenemos que empezar con la realidad de la condición de la naturaleza humana. La Biblia es inequívocamente clara acerca de la naturaleza humana. No hay duda. Todas las personas son pecadoras. No hay una sola excepción según las Escrituras. Toda persona nace en pecado. Romanos 3:23 “Por cuanto todos pecaron y están destituidos de la gloria de Dios.”

La observación de este señor marxista es de gran valor porque es alguien de fuera, de una ideología opuesta a la nuestra, que está mirando y haciendo este comentario. Alexis de Tocqueville, un aristócrata, diplomático y politólogo francés, en su visita a Estados Unidos también hizo esta observación en referencia al papel vital que juega la religión aquí en su notable obra: Democracy in America (Democracia en Estados Unidos), 1835.

La responsabilidad personal ante Dios fue algo que los primeros colonos y nuestros Padres Fundadores enfatizaron mucho porque sabían lo que la Biblia enseña sobre cuán mala es la naturaleza pecaminosa de los humanos y que ninguna cantidad de leyes puede contener el corazón que se niega a disciplinarse ante Dios. Esto nos lleva a señalar la verdadera causa de la anarquía en Estados Unidos; es porque demasiadas personas eligen no obedecer a Dios o la ley y ven a otros seres humanos como enemigos o se sienten con derecho a tomar lo que pertenece a otros.

¿Qué dice la Biblia acerca de la responsabilidad? Las Escrituras enseñan que seremos responsables ante Dios y que estamos destinados a rendir cuentas unos a otros en la tierra por nuestras palabras y acciones. Ser responsable significa estar dispuesto a explicar sus acciones con honestidad y franqueza y aceptar plenamente la responsabilidad por tus acciones. Un día estaremos delante de Dios y seremos responsables de cómo vivimos.

En Estados Unidos seguimos estas reglas porque llegamos a creer que no solo somos responsables ante la sociedad, somos responsables ante Dios tal como dice Romanos 14:12: “De manera que cada uno de nosotros rendirá cuenta a Dios de sí mismo”. Esto también se reitera en 2 Corintios 5:10: “Porque es necesario que todos nosotros comparezcamos ante el tribunal de Cristo para que cada uno reciba según lo que haya hecho por medio del cuerpo, sea bueno o malo”.

En la vida de demasiados estadounidenses, Dios ya no es respetado y, por lo tanto, ha perdido influencia sobre sus vidas. No importa cuánta gente se niegue a respetar a Dios y viole todas sus reglas, eso no cambia las reglas para una vida correcta y Dios no se irá a ninguna parte. Él sigue siendo Dios y actuará en consecuencia.

En esta coyuntura en Estados Unidos, no necesitamos cuestionar lo que se manifiesta claramente ante nuestros ojos. Estamos viendo la anarquía a simple vista e incluso se transmite en la televisión nacional todos los días. ¿Adónde nos va a llevar esto? Nos llevará directamente al colapso y nos arruinará como nación. Gálatas 6:7-9 nos advierte: “No se engañen; Dios no puede ser burlado. Todo lo que el hombre siembre, eso mismo cosechará”.

Por los pecados de un pueblo y un gobierno corrupto Dios tendrá que permitir que nuestra sociedad se derrumbe. Nada menos que una reforma general puede darnos esperanza de que se restablezca la ley y el orden.

Solo cuando un pueblo y su gobierno trabajan para que la verdad y la virtud prevalezcan, puede haber alguna esperanza de supervivencia y evitar el caos.

Hemos permitido que se derroche la prosperidad y la libertad y, en arrogancia ante Dios, hemos permitido que una mentalidad de privilegio nos corrompa a nosotros y a la vida que se nos dio como si la hubiéramos creado nosotros mismos. ¡Hemos subestimado nuestras bendiciones y nos hemos entregado a seguir todos los deseos conocidos por los humanos, y aún así pensamos que podemos decir ¡’Dios bendiga a Estados Unidos’! ¿Sobre qué base sentimos que tenemos el derecho de decir esto?

Nuestro curso de acción es muy obvio. Reconozcamos ante Dios que lo hemos abandonado y nos hemos convertido en una nación muy pecadora. Nos hemos vuelto rebeldes contra nuestro Creador y estamos en peligro de toda su ira. Nuestro propio gobierno se está volviendo contra nosotros y nos saquea en todos los frentes. Nuestros gobernantes nos están robando a ciegas, apoderándose de nosotros y asfixiando la vida de nosotros porque lo hemos permitido.

Hemos persistido en nuestros pecados a pesar de saber lo que es mejor y Dios tiene que dejarnos a nosotros mismos porque lo hemos estado expulsando de nuestra vida nacional. Y ahora se está cumpliendo Romanos 1:18-24, 28 que dice: “Pues la ira de Dios se manifiesta desde el cielo contra toda impiedad e injusticia de los hombres que con injusticia detienen la verdad. Porque lo que de Dios se conoce es evidente entre ellos pues Dios hizo que fuese evidente. Porque lo invisible de él —su eterno poder y deidad— se deja ver desde la creación del mundo, siendo entendido en las cosas creadas de modo que no tienen excusa. Porque habiendo conocido a Dios, no lo glorificaron como a Dios ni le dieron gracias; más bien, se hicieron vanos en sus razonamientos, y su insensato corazón fue entenebrecido. Profesando ser sabios se hicieron fatuos y cambiaron la gloria del Dios incorruptible por una imagen a la semejanza de hombre corruptible, de aves, de cuadrúpedos y de reptiles. Por tanto, Dios los entregó a la impureza, en las pasiones de sus corazones, para deshonrar sus cuerpos entre sí. Como ellos no aprobaron tener en cuenta a Dios, los entregó Dios a una mente reprobada para hacer lo que no es debido”.

A menos que le demos a Dios el lugar que le corresponde en nuestros corazones una vez más, no hay esperanza de un mañana mejor. Cuando la gente se aleja de Dios, nunca salen bien las cosas.

La verdadera causa de la anarquía en Estados Unidos es que nos hemos rebelado contra Dios. Aunque retengamos la profesión exterior de confianza en él, nuestro corazón está lejos de él. Hemos descuidado… el glorioso Evangelio de nuestro Señor Jesucristo y sus santos mandamientos e instituciones…

Nosotros en Estados Unidos hoy haríamos bien en prestar atención a un llamado urgente al arrepentimiento para la restauración. Arrepintámonos y busquemos a Dios fervientemente. Enmendemos nuestros caminos y reformemos todo lo que ha estado ofendiendo a Dios Todopoderoso y busquemos su misericordia y perdón para ser librados del pecado y de la inevitable destrucción. La hora es tarde. ¡Debemos limpiarnos del pecado!

Sólo entonces el Señor será nuestro amparo y nuestra fortaleza, nuestro pronto auxilio en las tribulaciones, y no tendremos por qué temer, aunque se enfrenten miles de enemigos contra nosotros.

Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on linkedin
LinkedIn
Share on reddit
Reddit
Share on facebook
Share on twitter
Share on reddit