La vida es creada por Dios, el único dador de vida

Nena Arias | 9 de mayo de 2022

“Porque tú formaste mis entrañas; me entretejiste en el vientre de mi madre. Te doy gracias, porque has hecho maravillas. Maravillosas son tus obras, y mi alma lo sabe muy bien”.
(Salmo 139:13-14)

El tema del aborto siempre ha sido un asunto muy delicado en Estados Unidos, como debería ser. No tomamos a la ligera el asesinato de vidas inocentes, y mucho menos la masacre de niños no nacidos que no es negociable o incluso aceptable para la mayoría de nosotros, ni siquiera como resultado de una violación o un incesto. ¡Así es! Hay quienes quieren justificarlo bajo estas circunstancias, pero eso no debería ser así. Una vida es una vida creada por Dios y él siempre tiene un propósito superior para lo que permite, incluso a través de actos tan atroces. ¿Quiénes somos nosotros para decirle a Dios que no puede concebir un hijo bajo circunstancias cuestionables o incluso peligrosas? Él es el Creador, el único dador de vida. Hay muchas cosas que no podemos entender desde nuestra limitada perspectiva finita para atrevernos a dictarle a Dios que es infinito en su conocimiento, que concebir un hijo en circunstancias cuestionables no debe serlo.

Los cristianos y los defensores de la vida en Estados Unidos han estado orando y trabajando para revocar el infame fallo Roe v. Wade que legalizó a nivel nacional el aborto en los Estados Unidos desde el comienzo en 1973. Ha sido una batalla larga, ardua y cuesta arriba con lo que parecía no tener fin en visión. Incluso con los últimos desarrollos, todavía parece una batalla aún más difícil debido a la agitación que siempre causa y la explosión que acaba de revelarse con la filtración de un borrador de la Corte Suprema escrito por el juez Samuel Alito.

El tema del aborto trae muchas divisiones en las familias, entre amigos, en los partidos políticos, e incluso increíble pero cierto, en las iglesias. Proteger y respetar la vida no es tan complicado solo cuando la gente quiere justificar las malas acciones.

Con el caso Dobbs v. Jackson Women’s Health Organization, los partidarios y opositores del derecho al aborto anticipaban una decisión de la Corte Suprema este verano, pero la publicación repentina de un borrador de opinión desencadenó una ola de protestas improvisadas.

Los activistas a favor del aborto se pusieron furiosos el 3 de mayo cuando se filtró a la prensa la noticia del próximo fallo de la Corte Suprema sobre el aborto. Los demócratas en el Senado de los EE.UU., que son firmes defensores de matar a los no nacidos, prometieron rápidamente codificar la decisión Roe v. Wade de 1973 como ley federal. No hace falta decir que la presidenta de la federación de Planificación Familiar, el mayor proveedor de servicios de aborto calificó la opinión filtrada como «horrorosa y sin precedentes». La Liga Nacional de Acción por el Derecho al Aborto lo calificó como «siniestro y alarmante». ¿En serio? ¿Salvar la vida de los no nacidos es «horroroso, siniestro y alarmante»? Esto solo demuestra cuán sesgada es esta perspectiva.

Uno de los estados liberales más radicales es Nueva York, por lo que no sorprende que la gobernadora de Nueva York, Kathy Hochul, también dijera que está «horrorizada» por la decisión y prometió que su estado proporcionaría abortos a cualquier mujer que lo necesite, independientemente de las limitaciones que podrían imponerse a los abortos en otros estados. Agregó: «Nueva York siempre será un lugar donde el derecho al aborto esté protegido y donde el aborto sea seguro y accesible». ¿En serio, gobernadora? ¿Desde cuándo murió Dios y te puso a cargo?

Poco se dan cuenta las personas a favor del aborto que están tratando de bofetear a Dios con este acto de aborto. ¿O lo sabrán? En última instancia, Dios no lo aceptará, y nosotros tampoco deberíamos aceptarlo.

En la guerra cultural actual, los liberales radicales buscan sofocar todas las voces que no les gustan. Estas son las voces de tres mujeres que tenían algunas cosas fuertes que decir sobre el aborto:

• Fue la Madre Teresa quien dijo: «Cualquier país que acepta el aborto no está enseñando a su gente a amar sino a usar la violencia para conseguir lo que quieren».
• Autor E.A. Bucchianeri, una escritora popular de ficción dijo: «El aborto debería figurar como un arma de destrucción masiva contra los que no tienen voz».
• Y Alveda King, sobrina de Martin Luther King Jr., dijo: «Ambos, el aborto y el racismo son síntomas de un error humano fundamental. El error es pensar que cuando alguien se interpone en el camino de nuestros deseos, podemos justificar conseguir que esa persona sea removida de nuestras vidas. El aborto y el racismo provienen de la misma raíz venenosa: el egoísmo».

A estas alturas, no es fácil saber cuál será el próximo fallo de la Corte Suprema para los inocentes por nacer. Esperamos que durante este tiempo de nuestra historia, podemos repensar y ver los argumentos absurdos y despiadados que se usaron para justificar el asesinato de 62.5 millones de niños no nacidos desde que se aprobó Roe v. Wade.

Es una locura afirmar que el aborto promueve la «salud de la mujer» cuando los hechos demuestran lo contrario. Las mujeres que han abortado sufren mucho en espíritu, mente y cuerpo, incluso si quieren ocultarlo y pretender lo contrario. Además, aclarémonos de una vez por todas, ¡el embarazo no es una enfermedad! El aborto puede ser conveniente para algunas mujeres, pero ningún proveedor de atención médica puede demostrar que es saludable tener un niño por nacer arrancado o succionado del útero de una mujer antes de que sea viable. Aquí hay cuatro razones por las que nunca podrás convencerme de lo contrario:

1. Dios prohíbe matar a los inocentes. La primera y más importante razón es porque Dios prohíbe matar a los inocentes. El Quinto Mandamiento es un imperativo moral, “No matarás”, punto.
2. El aborto daña a las mujeres física, emocional y espiritualmente. Varios estudios en los últimos años, incluido uno realizado por el Real Colegio de Psiquiatras de Gran Bretaña, muestran que las mujeres que abortan tienen muchas más probabilidades de desarrollar cáncer de cuello uterino, esterilidad, trastornos nerviosos, trastornos del sueño, trastornos de la alimentación, pensamientos suicidas y trastorno de estrés postraumático. Otro estudio reveló que las mujeres con antecedentes de aborto enfrentan tasas más altas de ansiedad (34% más altas) y depresión (37% más altas) y un mayor consumo de alcohol (110% más altas). También se ha demostrado que las mujeres que abortan tienen el doble de probabilidades de convertirse en fumadoras empedernidas.
3. El aborto es sexista. Siempre me ha sorprendido que las mujeres hayan hecho campaña más fuerte por el derecho al aborto, pero la mayoría de los abortistas son hombres que se benefician de este horrible procedimiento. También es un hecho que muchas mujeres, incluidas muchas adolescentes embarazadas, son obligadas por sus padres o parejas sexuales a tener abortos no deseados, lo que aumenta el trauma para las madres. ¿Por qué las feministas no se indignan con esto? En la India, muchas familias abortan a niñas porque no quieren niñas. Es por eso por lo que hay proporciones de sexo sesgadas, existen como 1,000 hombres por cada 618 mujeres. Aunque los abortos selectivos por sexo fueron prohibidos hace varios años en la India, muchas bebés son abortadas o abandonadas al nacer debido a la discriminación de género. ¿Por qué no hay un clamor feminista por esta injusticia?
4. El aborto es racista. Esta es la fea verdad que los activistas pro-aborto se niegan a enfrentar. Los afroamericanos constituyen el 12.6% de la población de EE.UU., pero los Centros para el Control de Enfermedades informan que las mujeres negras representaron el 35.4% de todos los abortos en 2009. De los 62.5 millones de abortos en los Estados Unidos desde 1973, más de 18 millones de bebés abortados fueron negros.

El aborto mata a niños de minorías a una tasa más de tres veces mayor que la de los niños blancos. En la actualidad, el aborto es la principal causa de muerte entre los afroamericanos, más que todas las demás causas combinadas, incluidos el SIDA, los delitos violentos, los accidentes, el cáncer y las enfermedades cardíacas.
No olvidemos que la fundadora de Planificación Familiar, Margaret Sanger, fue una declarada defensora de la eugenesia: la eliminación de las razas «no aptas». Trabajó incansablemente para mantener a las minorías abastecidas de control de la natalidad (aunque ella misma creía que el aborto debía evitarse). Esto podría explicar por qué el 62% de las clínicas de Planificación Familiar están ubicadas en áreas con alta población negra.

Sería bueno reflexionar sobre las palabras de Faye Wattleton, quien en realidad se desempeñó como presidenta de Planificación Familiar de 1978 a 1992. Ella le dijo a la revista Ms. en 1997: «Creo que nos hemos engañado a nosotros mismos creyendo que la gente no sabe que el aborto está matando. Entonces, cualquier pretensión de que el aborto no está matando es una señal de nuestra ambivalencia, una señal de que no podemos decir sí, mata a un feto».

La realidad no puede ser más clara que esto, queridos amigos. El aborto es literalmente el asunto de vida o muerte de nuestro tiempo. Con toda justicia, no podemos seguir pidiéndole a Dios que tenga misericordia de nosotros si continuamos celebrando la matanza de seres humanos inocentes.

“Entonces Jesús les dijo:
—Dejen a los niños y no les impidan venir a mí,
porque de los tales es el reino de los cielos.”
(Mateo 19:14)

Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on linkedin
LinkedIn
Share on reddit
Reddit
Share on facebook
Share on twitter
Share on reddit