Libertad de expresión bajo asalto

Nena Arias | 18 de enero de 2021

“La muerte y la vida están en el poder de la lengua,

y los que gustan usarla comerán de su fruto.”

~Proverbios 18:21~

Solo porque tenemos la capacidad de emitir palabras, a nadie se le permite dejar que las palabras salgan de la boca de manera indefinida sin ser considerado responsable. Jesús nos dice esto muy claramente en Mateo 12:36-37, Pero yo les digo que en el día del juicio los hombres darán cuenta de toda palabra ociosa que hablen. Porque por tus palabras serás justificado y por tus palabras serás condenado”. No hace falta decir que es innegable que las palabras tienen poder. Se pueden utilizar para crear, construir o derribar y destruir.

No pasa un día en que el asalto a la libertad de expresión se vuelve cada vez más evidente por parte de aquellas plataformas de alta tecnología que pueden ejercer su poder para someter a otros simplemente porque tienen una opinión diferente. Ese nunca ha sido el estilo estadounidense y se siente muy comunista / marxista como muestra claramente la historia.

Algunas de las primeras señales de un régimen marxista es desarmar a la ciudadanía y silenciar a los disidentes por medios muy duros, críticos e incluso potencialmente mortales. ¿Alguna vez imaginamos que veríamos esto en Estados Unidos? ¡Nunca! Especialmente no en nuestra vida. Sin embargo, aquí estamos en lo que casi parece una toma de control “de la noche a la mañana” de nuestros medios y medios de comunicación de alta tecnología. Lo cual debo decir, ahí es donde la gente vive estos días para casi todo; servicios bancarios, la educación, las compras, el trabajo, los blogs, publicaciones, mensajería, lo que sea. Nos hemos vuelto tan dependientes de estas tecnologías que es muy difícil imaginar la vida sin ellas.

La República de los Estados Unidos de América es conocida desde hace mucho tiempo como la nación más libre de toda la historia de la humanidad y la libertad de expresión es su orgullo y alegría. Pero desde hace un par de décadas hemos sido testigos de un cambio importante y ahora está en plena floración. El cambio es la represión y supresión de pensamientos e impulsos que entran en conflicto con los estándares convencionales de conducta de acuerdo con las agendas sesgadas de la mentalidad de izquierda que se han generalizado en nuestro amado país. Estratégicamente, estas personas tienen el control de los principales medios de comunicación, las plataformas de alta tecnología, Hollywood y ahora incluso el gobierno. La multitud de la cultura de la cancelación ha hecho un movimiento importante, audaz y agresivo para tomar el control de Estados Unidos. Hemos perdido temporalmente la verdad y la honestidad. Digo temporalmente porque los verdaderos estadounidenses de corazón no lo tolerarán bajo ninguna circunstancia, incluso si eso significa seguir los pasos de los Fundadores que dieron «sus vidas, su riqueza y su sagrado honor» para crear este país y debemos reclamar nuestra herencia.

En los Estados Unidos de hoy, el derecho a expresar la opinión de uno se ve muy amenazado no solo por los activistas y las industrias de alta tecnología, sino también por las autoridades, las instituciones y la sociedad en su conjunto. ¿Cuántas personas ya han perdido sus trabajos solo por algo que dijeron que se consideró ofensivo, insensible o perjudicial cuando no era nada por el estilo? En la escuela, los niños son señalados, condenados al ostracismo o incluso expulsados ​​por algo que dijeron o hicieron o tal vez incluso sus padres expresaron algo que la escuela considera inaceptable. Estamos viviendo una grave crisis de libertad de expresión en Estados Unidos como nunca habíamos visto y esto debería ser motivo de gran preocupación.

Hay un ataque especial a la expresión conservadora y piadosa. La lucha es incluso contra la verdad de Dios. Entonces, si la lucha es contra la verdad de Dios, ¿la verdad de quién es la que reina suprema? Es gente defectuosa y pecadora que nos empuja a todos con su razonamiento pervertido y contaminado. Es interesante que Dios o su Palabra estén censurados de la vida pública y las instituciones gubernamentales, pero las películas, la música, la pornografía y la cultura permisiva pueden salirse con la suya con ese lenguaje profano y la perversión que se considera modernidad y cambio de los tiempos y que está cubierta por el derecho de la libertad de expresión independientemente de lo que produzca ese mensaje. Las personas que se oponen a la inmoralidad generalizada a través de estos medios son consideradas mojigatas pasadas de moda, fanáticos religiosos y simplemente gente atrasada.

No hace falta decir que la agenda detrás del asalto a la libertad de expresión es siniestra y malvada. No podemos vivir sin la verdad, especialmente la verdad de Dios, y lucharemos para defenderla a toda costa. No perdamos esta guerra por ausencia. ¡Por Dios y la patria, luchemos!

Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on linkedin
LinkedIn
Share on reddit
Reddit
Share on facebook
Share on twitter
Share on reddit