Los padres de familia importan

Nena Arias | 1º de noviembre de 2021

Los padres han tenido una mala reputación en nuestra sociedad durante las últimas décadas, y ahora estamos pagando un alto precio por haber seguido ese camino.

Parece que cada vez más los papás continúan perdiendo terreno en nuestra cultura y la ideología de izquierda, el feminismo radical y el gobierno han sido un gran culpable de la desaparición de la familia tradicional. Más importante aún, a esta ideología también se le permitió penetrar en el cristianismo moderno con la mayoría de los seminarios bíblicos, que producen a los pastores en la mayoría de las denominaciones nominales del cristianismo abrazan el humanismo por encima de la enseñanza bíblica sólida. Los puntos de vista izquierdistas “modernos” de la familia no son una buena noticia para los padres, las madres, los niños, las comunidades o la nación. Pero, los padres han sido los más afectados por estos cambios devastadores en nuestra cultura grandemente. Esto no es algo reciente. Me atrevería a decir que, después de la Segunda Guerra Mundial, la paternidad comenzó a sufrir este degradante ataque. En las décadas de 1950 y 1960, algunos programas de televisión y comedias de situación familiares trabajaron arduamente para nutrir la unidad familiar con valores tradicionales. Programas y comedias de situación como Las aventuras de Ozzie y Harriet (desde 1952 hasta 1966) y Father Knows Best (Papá sabe mejor) (1954-1960), seguidos del programa My Three Sons (Mis tres hijos) (1960-1972). Pero cualquier mención de esas producciones hoy en día se menciona principalmente de manera despectiva, lo que demuestra aún más lo lejos que hemos ido a la deriva por la pendiente resbaladiza y el desmantelamiento de la familia tradicional.

En un artículo, del noticiero Washington Examiner informa lo siguiente:

“No solo se ha demostrado que los padres casados ayudan a sus propios hijos a alcanzar niveles más altos de educación, a obtener mejores trabajos y obtener más ingresos, sino que los vecindarios con más padres en ellos han demostrado tener más movilidad social que los barrios dominados por madres solteras.

“Los vecindarios con más papás también son más seguros que los vecindarios sin ellos. Las familias con padres parecen ayudar a establecer un clima de orden que hace que comunidades enteras sean menos violentas.

“Así es, la mera presencia de más padres en un vecindario ayuda a todos los niños del vecindario”.

Aquí hay un ejemplo reciente que prueba esta afirmación del Washington Examiner sobre la importancia de los padres.

La escuela preparatoria Southwood en Louisiana tuvo muchos problemas con los estudiantes sobre la violencia estudiantil, pero descubrió que las figuras paternas pueden marcar la diferencia a través de un programa llamado “Dads On Duty” (Papás en turno).

En solo tres días, veintitrés estudiantes fueron arrestados por pelear, pero luego sucedió algo inusual y no ha habido otro incidente desde entonces debido a un equipo de intervención de crisis de unos cuarenta padres de Southwood que decidieron hacer algo con toda esta violencia. Ellos no han estudiado consejería escolar, ni justicia penal ni nada que los califique a los ojos de la sociedad para asumir este rol. Sus únicas calificaciones son que todos son papás. Decidieron que las mejores personas que pueden cuidar de sus hijos son ellos. Así que se encargaron de organizarse y empezaron “Papás en turno”, que ahora pasan el rato en la escuela por turnos. Cualquier actitud incorrecta debe encontrarse con una buena paternidad por parte de estos papás.

¡He aquí! Algunos de los comentarios de los propios estudiantes es que inmediatamente sintieron una forma de seguridad. No hubo más peleas. Los estudiantes empezaron a ir a clase. Muchas veces, con solo obtener una mirada de uno o más de los papás que tenían suficiente poder para cambiar el comportamiento de los estudiantes. Y no es solo por miradas o advertencias severas, sino que también los estudiantes mencionaron los chistes de “papá”. Los papás también se tomaron el tiempo para bromear con los estudiantes, rompiendo así el hielo. Los estudiantes dejaron de lado la vergüenza de que los papás vinieran al campus y recibieron con gusto la combinación perfecta de amor firme y apoyo gentil. Esto ha ayudado a transformar esta escuela.

Los estudiantes dicen que la escuela está experimentando una felicidad que pueden sentir. Es por eso que los papás planean seguir viniendo a Southwood indefinidamente. Estos papás saben que no todos los estudiantes tienen una figura paterna en casa o una figura masculina, punto. Entonces, dicen que el solo hecho de estar allí marcó una gran diferencia.

Las estadísticas muestran que la mayoría de los hombres encarcelados por delitos violentos crecieron sin padre.

Los padres les dan tanto a los hijos como a las hijas lo que ellos más necesitan, una sensación de seguridad y protección. Los niños necesitan amor y seguridad y, en general, tanto los papás como las mamás brindan amor y seguridad. Puede haber muchas figuras masculinas en la vida de un niño, pero alguien tiene que ser la figura paterna.

Me animó mucho la iniciativa de estos cuarenta padres en Southwood High School y oro para que otros padres de todo el país aprendan de esto y también tomen la iniciativa de participar más en la educación de sus hijos. Ya es hora de que dejemos de socavar el papel de los hombres en nuestra sociedad. Los necesitamos.

“Instruye al niño en su camino; y aun cuando sea viejo
no se apartará de él.”
(Proverbios 22:6)

Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on linkedin
LinkedIn
Share on reddit
Reddit
Share on facebook
Share on twitter
Share on reddit