Tus tesoros revelan dónde está tu corazón

Nena Arias | 10 de mayo de 2021

Porque donde esté tu tesoro, allí estará también tu corazón.
(Lucas 12:34)

Cuando mueras, ¿qué quedará atrás que tenga un significado duradero para otra persona o para este mundo? ¿Estará tu vida representada en valores temporales que se desvanecen o serán valores eternos que nunca desaparecerán? ¿Cuál será el legado de tu vida?

El impacto de la vida de una persona es evidente, especialmente cuando esa persona fallece. ¿Cuántos están de luto y por qué razón están de luto? Algunas personas no lloran a la persona que falleció sino por las circunstancias en las que falleció como un desastre natural de enorme magnitud.

Ciertamente, ante el fallecimiento de una persona o personas es un momento para reflexionar sobre tu propia vida y para hacerte algunas de las preguntas más importantes de la vida. Preguntas como:

«¿Estoy listo para mi fallecimiento?»
«¿Cuándo llegará mi momento y habré logrado lo que se suponía que debía hacer?»
«¿Estaré satisfecho de haber terminado mi viaje terrenal y haber alcanzado mis metas?»
«¿En qué estoy invirtiendo mi vida y valdrá la pena?»
«¿Vale la pena lo que creo que es verdaderamente importante, o podría estar invirtiendo mi vida en cosas más importantes?»
«¿Estoy perdiendo el tiempo que nunca volverá a mi?»
«¿Qué es lo que más valoro?»
«¿Pueden los demás realmente celebrar mi vida o se verán obligados a decir cosas que no son ciertas?»
«¿Cómo será mi funeral?»
«¿Qué tipo de historias compartirá la gente sobre mi en mi funeral?»

Si tuvieras tus deseos en tu fallecimiento, ¿qué querrías que la gente recordara de ti?

En mi vida personal, como cristiana, he deseado desde el principio de mi vida cristiana escuchar las maravillosas palabras de mi Salvador Jesucristo que se encuentran en Mateo 25:21: “Bien, siervo bueno y fiel. Sobre poco has sido fiel, sobre mucho te pondré. Entra en el gozo de tu señor”.

No hay palabras más dulces que anhelo escuchar de mi Dios. También me gustaría si los que hablan de mí después de mi partida, si no recordaran nada más que recuerden que yo era cristiana y reflejaba el amor de Dios en todo lo que hice, me bastaría con decir: valió la pena vivir mi vida. Porque, verás, ahí es donde está mi verdadero tesoro: está en el Dios que conozco y en el Dios que me conoce.

No importa cuánto se nos dé en esta tierra, siempre será poco en comparación con lo que nos espera en el cielo, pero en cualquier cantidad se espera que seamos fieles. Lucas 16:10 dice: “El que es fiel en lo muy poco también es fiel en lo mucho, y el que en lo muy poco es injusto también es injusto en lo mucho.”

Ser fieles al gran amor que hemos recibido de Dios es lo que realmente importa al final. Nuestros intereses revelan a nuestro Dios. ¿A quién queremos complacer realmente?

Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on linkedin
LinkedIn
Share on reddit
Reddit
Share on facebook
Share on twitter
Share on reddit