Aumento alarmante del suicidio infantil

Nena Arias | 22 de marzo de 2021

“Dios es nuestro amparo y fortaleza, nuestro pronto auxilio en las tribulaciones”.
(Salmo 46:1)

Me llamó la atención el título de un artículo que informaba de un aumento sorprendente en el suicidio infantil. Los médicos indican que hay un aumento asombroso en el suicidio infantil durante esta pandemia en curso. Los médicos advierten que existe una «epidemia internacional» de suicidio infantil. Mi pregunta es, ¿dónde están los padres y si acaso son ellos parte del problema por la desesperación que transmiten a sus hijos?

Los médicos parecen pensar que estas interminables restricciones pandémicas y un año perdido de lo que la gente consideraba sus vidas normales junto con el futuro que no se ve demasiado claro, la gente de todo el mundo se pregunta qué vendrá después. Esta desesperación se siente especialmente entre los niños.

El Dr. David Greenhorn, que trabaja en el departamento de emergencias del Bradford Royal Infirmary de Inglaterra, informó al noticiero The Associated Press que la cantidad de crisis de salud mental que ha visto, incluidos los intentos de suicidio, pasó de un par por semana antes de la pandemia a varias por día. El hecho de que una persona de cualquier edad no quiera vivir es porque ha perdido toda esperanza de que su situación cambie o encuentre una solución. Se sienten atrapados sin salida.

El Dr. Greenhorn dice: “Esta es una epidemia internacional y no la estamos reconociendo. En la vida de un niño de 8 años, un año es demasiado tiempo. Están hartos. No pueden ver el final”.

En Francia, el Dr. Richard Delorme, jefe del departamento de psiquiatría de los hospitales infantiles más grandes de Francia, dio una explicación similar a la AP.

El Dr. Delorme dijo: “Los niños pueden carecer del lenguaje o la comprensión para expresarlo, pero la pandemia está directamente relacionada con las experiencias angustiosas de estos niños”. Lo que perciben los niños es un mundo caótico. Tener que ver a todos a su alrededor con máscaras, incluidos ellos mismos, sin poder realizar sus actividades de rutina, especialmente las que les gustan, es muy agotador para ellos. Se sienten atrapados en sus hogares. Necesitan aire fresco y actividades al aire libre.

El Dr. Delorme dijo: “Estamos muy sorprendidos por la intensidad del deseo de morir entre los niños que pueden tener 12 o 13 años”. Señaló que su hospital pasó de ver aproximadamente 20 intentos de suicidio por mes con pacientes de 15 años o menos al doble de esa cantidad. “A veces tenemos niños de 9 años que ya quieren morir. Es un deseo genuino de poner fin a sus vidas”.

Los Centros para el Control de Enfermedades de EE. UU. informaron que no se trata solo de niños, sino que un asombroso 25 por ciento de los adultos jóvenes consideraron el suicidio durante los encierros.

Sin embargo, las restricciones gubernamentales han demostrado ser dudosas en la efectividad del bloqueo, lo que demuestra poca relación clara entre el rigor del bloqueo y las muertes por COVID. El aumento vertiginoso de las tasas de niños en edad escolar que intentan suicidarse es un resultado inaceptable.

Debemos trabajar duro y diligentemente para dar a luz y hacer crecer la esperanza en nosotros mismos y en nuestros hijos. El gobierno no es la solución a nuestras necesidades más profundas. Solo hay una fuente de verdadera esperanza que solo se encuentra en Dios. ¡Dios no está muerto!

“Y en ningún otro hay salvación, porque no hay otro nombre debajo del cielo, dado a los hombres, en que podamos ser salvos.”
(Hechos 4:12)

Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on linkedin
LinkedIn
Share on reddit
Reddit
Share on facebook
Share on twitter
Share on reddit