Crimen sin castigo

Nena Arias | 7 de marzo de 2022

“Si haces lo malo, teme,”
(Romanos 13:4)

La ola de delincuencia generalizada que crece en Estados Unidos entre la ciudadanía no tiene precedentes en nuestra vida. Los focos de disturbios y saqueos no son nuevos en este país como resultado de las protestas, por lo que, de vez en cuando, hemos sido testigos de estos levantamientos. En el pasado, eran incidentes bastante aislados y pronto se solucionaron y se restableció la ley y el orden. Los infractores de la ley se encontraron con sanciones adecuadas que disuadieron a otros de involucrarse en estos actos de anarquía. Ese fue el pasado.

Pero lo que estamos viendo ahora de delincuencia generalizada no tiene precedentes en Estados Unidos, al menos en mi vida de más de siete décadas.

Es importante notar que, en lo natural, el crimen no hace acepción de personas porque un corazón malvado es innato en todos los humanos. Solo a través del poder de Dios y la voluntad de las personas entregadas en arrepentimiento a la regeneración del corazón a través de Jesucristo vendrá un cambio real y duradero. De lo contrario, dadas las circunstancias y la presión, tristemente la gente elegirá el mal en lugar del bien.

iStock

Cuando se permite libremente, el mal no hace acepción de personas. El predicador, policía, abogado, médico, educador y cualquier otra profesión “respetable” es tan propensa al mal como el delincuente común y el matón que corre por las calles de nuestras ciudades.

Es una tragedia que en las ciudades de Estados Unidos los delitos se hayan disparado debido a fiscales liberales y leyes equivocadas. Hemos visto la llamada reforma de la fianza y el desfinanciamiento de la policía como medidas para supuestamente convertirnos en una nación más amable y generosa, pero todo nos está resultando contraproducente. A los delincuentes violentos se les permite volver a las calles a veces a las pocas horas de haber cometido crímenes atroces para seguir ofendiendo y lastimando a personas inocentes repetidamente.

Esta noción de que los criminales cambiarán sus malos caminos si se les da otra oportunidad es absurda y peligrosa para nuestra sociedad. En algunos estados, como California, el corredor de la pena de muerte en la prisión de San Quentin está siendo desmantelado por el gobernador de izquierda radical Gavin Newsome. Un “ambiente de curación positiva” no hace nada para reducir el crimen. Más bien tiene el efecto contrario, ya que los criminales saben que no importa el grado de sus actos criminales violentos, no habrá un castigo igual para ellos.

¿Creemos que somos más listos que Dios a la hora de poner orden y castigar el crimen? No podemos vivir correctamente sin que las autoridades correspondientes cumplan con su deber. Romanos 13:3-4 dice “Porque los gobernantes no están para infundir el terror al que hace lo bueno sino al que hace lo malo. ¿Quieres no temer a la autoridad? Haz lo bueno y tendrás su alabanza porque es un servidor de Dios para tu bien. Pero si haces lo malo, teme; porque no lleva en vano la espada pues es un servidor de Dios, un vengador para castigo del que hace lo malo”.

Los criminales que no temen la retribución adecuada por sus crímenes solo seguirán cometiéndolos porque el mal está incrustado en los corazones de los humanos no regenerados. Solo el poder de Dios puede transformar y regenerar el corazón.

Si no enfrentamos los delitos con el castigo que merecen, seremos atropellados por la anarquía, donde cada uno hace lo que le parece bien. La libertad será totalmente destruida y cosecharemos las graves consecuencias.

Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on linkedin
LinkedIn
Share on reddit
Reddit
Share on facebook
Share on twitter
Share on reddit