Una peligrosa escasez de buen liderazgo

Nena Arias | 28 de febrero de 2022

“Queriendo ser maestros de la ley sin entender ni lo que hablan
ni lo que afirman con tanta seguridad.”
(1 Timoteo 1:7)

Cuanto más vemos cómo se desarrollan los asuntos de nuestra nación, más nos desanimamos al ver la falta de buenas cualidades en nuestros líderes, en su mayoría. Incluso cualidades básicas como el sentido común parecen haber sido arrojadas por la ventana y escuchamos tales tonterías, así como decisiones peligrosas que salen de la boca de nuestros líderes. Los pocos que si tienen sentido y ofrecen buenas soluciones y resoluciones no parecen obtener la tracción que deberían. Esto refleja claramente que el público también es absurdo en su pensamiento y valores. Entonces, parece que el dicho aplica cuando se dice que “el gobierno refleja a su gente”.

De los 37 indicios de civilizaciones encaminadas a una caída: uno de esos indicios es cuando miembros de la sociedad mal formados y educados toman posiciones de liderazgo en el gobierno.

En nuestro pasado distante, aquí en Estados Unidos, buscábamos a las personas más calificadas para que nos dirigieran en el gobierno en todos los niveles, especialmente en los niveles más altos de gobierno. Por calificados me refiero en primer lugar a que tenían por lo menos un buen nombre, una buena reputación, eran personas de fe en el Dios de la Biblia. No hay mejor libro para aprender sobre amar, respetar a Dios y aprender sobre buenas habilidades de liderazgo como en la Biblia.

Esto es lo que les dio a los líderes de nuestra historia rasgos de carácter como la honestidad y la integridad entre un sinfín de virtudes para vivir, pero también, tenían cualidades de estadista. Un estadista tiene experiencia, es respetado y un verdadero patriota. Es una persona cuya sabiduría e integridad les han ganado un gran respeto. Tienen experiencia en el arte de gobernar o son versados en la administración de asuntos gubernamentales. Demuestran gran sabiduría y habilidad para dirigir sus propias vidas, su familia y los asuntos de gobierno y asuntos públicos importantes.

Tenemos el ejemplo de este tipo de nobles en la historia de nuestro país, pero es triste que solo podamos referirnos a ellos en tiempo pasado. Por favor, no me malinterpretes. Hay líderes en el gobierno con cualidades de estadista, pero ya no son la mayoría como solían ser donde podían encontrar eco entre sus colegas para hacer la diferencia y las mejores decisiones para nuestro país.

La verdad del asunto es que el gobierno de una nación refleja a su gente. Es un buen indicador para saber dónde están las personas en cuanto a sus valores y prioridades. Por lo tanto, todos somos responsables de la condición de deterioro de nuestro amado país en la actualidad. El arte de gobernar en Estados Unidos ha retrocedido en lugar de progresado.

No es que la gente en el gobierno no haya cometido errores o cosas malas en el pasado, es parte de la naturaleza humana fallar, pero al menos la mayoría de ellos estaban avergonzados de sus errores y se disculpaban, hacían una restitución o simplemente renunciaban. No vemos eso hoy; simplemente ignoran sus errores y son descarados acerca de sus malas acciones y la peor parte es que no son responsables ni por las autoridades correspondientes ni por los votantes que siguen votando a esos malos personajes para que recuperen sus cargos. Simplemente ignoran su comportamiento y lo aceptan una y otra vez. Ignorar los errores y pretender que no hay responsabilidad o rendición de cuentas refleja las actitudes de las personas en sus propias vidas, en su propio gobierno personal o la falta de este.

Es una gran responsabilidad colocarse en el liderazgo si no planeas tener estándares más altos para ti. Adquieres una mayor responsabilidad ante Dios y tus semejantes. La forma en que estamos siendo invadidos por un liderazgo inepto es inconcebible y nos estamos autodestruyendo.

Debemos volver a tener y exigir altos estándares a quienes buscamos en el liderazgo. No porque sean mejores que nadie o más capaces, sino porque otros los miran para dar ejemplo y, en el caso del gobierno, para servir bien.

“No puedes escapar de la responsabilidad del mañana evadiéndola hoy”.
~Abraham Lincoln~

Necesitamos desesperadamente una vez más hombres y mujeres de alto calibre en un liderazgo ejemplar. No critiquemos, sino determinemos tener éxito en la defensa de la herencia que Dios Todopoderoso nos ha dado. Lo haremos en el nombre que es sobre todo nombre y para la gloria de nuestro maravilloso redentor: Jesucristo, quien es Rey de reyes y Señor de señores.

Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on linkedin
LinkedIn
Share on reddit
Reddit
Share on facebook
Share on twitter
Share on reddit