La «Ley de igualdad» desigual

Nena Arias | 1 de marzo de 2021

Más bien, santifiquen en su corazón a Cristo como Señor y estén siempre listos para responder a todo el que les pida razón de la esperanza que hay en ustedes, pero háganlo con mansedumbre y reverencia.
(1 Pedro 3:15)

La Cámara ya ha aprobado una legislación muy importante y peligrosa y ahora está lista para ser aprobada también en el Senado. ¡No podemos quedarnos callados sobre esto!

Esta legislación es una señal más de lo que sucede cuando la raza humana huye de Dios y su verdad. Comienzan a inventar todo tipo de reglas y estructuras que no solo son ridículas, sino que tampoco son fácticas, no están científicamente probadas y no tienen base en la realidad. Lo que es peor, les estamos enseñando esto a nuestros hijos en masa. ¿Qué nos estamos haciendo a nosotros mismos y a nuestros hijos?

El proyecto de ley al cual me refiero es H.R.5, pero engañosamente se llama la Ley de Igualdad.

¿Quién no quiere igualdad en Estados Unidos? Todos la queremos, en su mayoría. ¿Pero debemos aceptar todas las ideas, conceptos y estilos de vida en el mismo nivel de importancia? Eso es lo que se está corrompiendo justo delante de nuestras narices. Hacer hincapié en este tipo de «igualdad» es perverso. No debemos confundir la aceptación de valores inmorales al mismo nivel que los verdaderos valores morales.

La Ley de Igualdad tiene un nombre engañoso y es una gran amenaza para nuestra nación. Es un estrangulamiento de la «tráquea» de nuestra nación, por así decirlo. Nos ahogará la vida, nuestra cultura y nos llevará por el camino de la inmoralidad hacia el comunismo y un totalitarismo de tipo marxista, ya que proponen no solo legislarlo sino utilizar toda la fuerza del gobierno federal para implementarlo.

La Administración de Biden ha dicho que quiere aprobar esto dentro de sus primeros 100 días. Esto resultará devastador: para las personas, las empresas y los ministerios de fe, la Ley de Igualdad es una amenaza para la vida tal como la conocemos hoy en nuestra nación. Es un verdadero cambio de juego, pero no para bien. El cambio es bueno si nos va a mejorar a nosotros y a nuestra sociedad, pero cuando ese cambio no está de acuerdo con lo que es decente y bueno, ayudará solo a destruirnos.

¿Qué hace este H.R.5 – Proyecto de ley de igualdad?

• La Ley de Igualdad designa a las escuelas, iglesias y organizaciones de atención médica como «lugares públicos». Con esto, las escuelas, iglesias y hospitales podrían verse obligados a aceptar las creencias y los mandatos del gobierno sobre la orientación sexual y la identidad de género. Eso es muy intrusivo y controlador. Amenazará el habla cotidiana donde las personas pueden ser multadas o perder sus trabajos por usar el nombre o los pronombres incorrectos.

• La Ley de Igualdad legislará que permitiremos a los niños en los deportes de niñas, a los niños en los vestidores de las niñas, a los hombres en los refugios para mujeres y a los hombres en las cárceles de mujeres. Obligará a los profesores y estudiantes a fingir públicamente que un varón biológico es una mujer. Se alentará o exigirá a las escuelas que instruyan a los estudiantes de primero, segundo y tercer grado que pueden elegir ser niño o niña, o ninguno, o ambos, haciendo del sexo biológico (y la ciencia) una reliquia del pasado. ¡Esto no tiene precedentes!

• La Ley de Igualdad utilizará la fuerza de la ley en los 50 estados para despojar a los ministerios cristianos y otros ministerios religiosos de su derecho a contratar a personas de fe compartida para perseguir una misión compartida. ¿Puedes imaginarte que una organización cristiana se vea obligada a contratar personas hostiles a sus creencias profundamente arraigadas que no tienen pasión o convicción por sus creencias, enseñanzas y misión? Eso no funcionaría. Destruirá la obra de Dios tal como la conocemos.

• La Ley de Igualdad privará a los profesionales de la salud de sus derechos de conciencia. Obligará a los médicos y profesionales que no quieran hacer daño a participar en tratamientos de transición de género, como el bloqueo hormonal, las hormonas cruzadas o la cirugía. Es obvio que un hospital religioso no debería tener que realizar cirugías de transición de género que vayan completamente en contra de sus creencias.

• La Ley de Igualdad será una herramienta utilizada por el gobierno para negar o amenazar la acreditación a colegios y universidades religiosas si no satisfacen las demandas de la izquierda secular de aplicar la orientación sexual y la identidad de género a dormitorios, deportes, lugares de privacidad e incluso enseñanzas. La ley podría usarse como un arma para amenazar la disponibilidad de préstamos y becas federales para estudiantes de ciertas escuelas religiosas desfavorecidas.

Estos son solo algunos ejemplos. Este es un momento crucial para nuestra nación, pero no en la dirección correcta. El impacto de esta legislación es inmenso. No debemos guardar silencio y aceptar lo que sabemos que está mal.

Las personas de fe necesitan orar y actuar. Las iglesias deben reconocer el significado de esto y orar colectivamente, pidiendo la intervención y la misericordia de Dios para ayudarnos a proteger las libertades religiosas con las que hemos sido bendecidos durante tanto tiempo.

Más importante aún, debemos hacer todo lo posible para instruir adecuadamente a nuestros niños y jóvenes advirtiéndoles de estas falsedades y enseñarles la verdad. Nuestros hijos también necesitan tomar decisiones firmes sobre a quién creerán: a los seres humanos o Dios. Cuanto antes aprendan a hacer esto, mejor será su vida y su futuro.

Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on linkedin
LinkedIn
Share on reddit
Reddit
Share on facebook
Share on twitter
Share on reddit