Se está perdiendo un tesoro irrecuperable

Nena Arias | 4 de octubre de 2021

“No te jactes del día de mañana, porque no sabes qué dará de sí el día.”
(Proverbios 27:1)

Una vez tuve un anillo de diamantes de oro amarillo muy costoso que me regaló una amiga que solo quería bendecirme con él. Ella dijo que Dios le había puesto en el corazón para hacerlo. Era un anillo que realmente me gustó y disfruté usar, especialmente por cómo me había llegado por impulso de Dios. Era una rosa grande con un diamante de gran calidad en el medio.

Noté que mientras lo usaba, inevitablemente, los pétalos de rosa se enganchaban en la ropa o lo que sea. Entonces, con el tiempo, el uso y tirando, la banda se rompió justo donde estaba unida a la rosa.

Varios años después, para un aniversario de bodas, mientras me iba de viaje, mi esposo me preguntó qué quería como regalo. Dije, por favor repara mi anillo. Lo saqué de mi dedo y se lo di. Mientras lo hacía, me vino un pensamiento fugaz, «lo va a perder». Lamento tanto que no presté suficiente atención a ese pensamiento porque eso es exactamente lo que sucedió. Mi anillo se perdió para siempre. Sentí tanto dolor por lo mucho que lo valoraba.

Debo admitir que tengo un gusto muy caro para casi todo. Nunca falla, mis ojos gravitan hacia las casas, automóviles, muebles, ropa, joyas, perfumes o incluso alimentos más caros. Mi gusto en estas cosas solo me llama la atención sobre los artículos más caros. Con esto no estoy diciendo que los compro porque mi billetera simplemente no coincide con mis gustos. E incluso si tuviera los medios, mis prioridades están en otra parte, especialmente cuando se trata de ayudar a otros o invertir en el reino de Dios y ganar almas. Ahí es donde está mi corazón, como dice Mateo 6:21: «Pues donde esté tu tesoro, allí estará también tu corazón.”

Cualquiera que sea tu tesoro, imagina perderlo para siempre. El dolor, el pavor y tal vez incluso el pánico al pensar que nunca podrás recuperarlo no importa lo que hagas.

Bueno, hay un tesoro irrecuperable que se escapa silenciosamente de las manos de todos y, a menudo, ni siquiera somos conscientes de que está sucediendo.

El tesoro del que hablo es el tiempo. Una vez que este momento, esta hora, este día, semana, mes y año se hayan ido, nunca podremos recuperarlos. Se han ido para siempre, y la historia de nuestra vida registrará lo que logramos y cómo invertimos nuestro tiempo porque cómo pasamos nuestros días es cómo pasamos nuestras vidas.

Todos mal usamos demasiado tiempo en cosas de las que podemos arrepentirnos. Soy culpable de esto. En las últimas tres décadas de mi vida, estoy invirtiendo más tiempo en las cosas que siempre me han importado más, pero ahora en doble tiempo y he descubierto una riqueza y profundidad que es tan significativa. No lo cambiaría por nada, no importa lo tentador y atractivo que sea. Cuanto más invierto mi vida en las cosas que realmente importan, más quiero seguir haciéndolo. No me malinterpretes, hace mucho tiempo, a la temprana edad de diecisiete años, tomé la decisión más importante de mi vida, que es la experiencia de nacer de nuevo en Jesucristo. Le entregué mi vida, de todo corazón y nunca miré hacia atrás. Mi compromiso era y es del cien por cien, y con eso quiero decir que me propuse hacer la voluntad de Dios de por vida y me aseguré de seguir de cerca mis órdenes de marcha de parte de Dios.

Como dije, mi compromiso con el Señor siempre ha sido inquebrantable, pero llegó un momento con el ministerio, la familia, los niños y la gente, estaba tan cansada al final del día que mi vida de oración y mi estudio de la Biblia se volvieron muy anémicos hasta que tuve un despertar muy rudo. Le pedí perdón al Señor y volví a encaminarme. Esto fue hace más de treinta años y solo mejora con cada día que pasa. Aun así, podría hacerlo mejor si tuviera más cuidado con la forma en que invierto mi tiempo. No quiero arrepentirme nunca más y tenga que decir, «¿por qué me tomó tanto tiempo reconocer esto?»

El tiempo es precioso e irrecuperable. Una vez que se ha ido, nunca podrás recuperarlo. No desperdicies este tesoro irrecuperable. No te pases la vida diciendo: «Lo haré cuando …». Toma una decisión firme hoy, haz un plan de acción y deja de desperdiciar, y postergar las cosas importantes para el futuro. Tu futuro será aquello en lo que inviertas tu tiempo hoy.

«No dejes para mañana lo que puedes hacer hoy»
~ Benjamín Franklin ~

Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on linkedin
LinkedIn
Share on reddit
Reddit
Share on facebook
Share on twitter
Share on reddit