Las escuelas públicas y el adoctrinamiento criminal de los niños

Nena Arias | 17 de mayo de 2021

¡Ay de los que a lo malo llaman bueno; y a lo bueno, malo!
Consideran las tinieblas como luz, y la luz como tinieblas.
Consideran lo amargo como dulce, y lo dulce como amargo.
(Isaías 5:20)

No hace falta decir que todos los niños son preciosos a los ojos de Dios y deberían serlo también a los nuestros. Pero cuanto más miramos a nuestro alrededor, más llegamos a la conclusión de que probablemente nunca ha habido un momento en el que el peligro de los niños sea más frecuente y generalizado que en la actualidad en el mundo entero. Muchos padres subestiman y descuidan a los niños, aunque parezca que están trabajando duro para mantenerlos materialmente. Las necesidades de los niños van más allá de lo material. Ante todo, son seres espirituales en un cuerpo humano que tienen una mente brillante que es un regalo de Dios.

Los peligros que enfrentan muchos niños hoy en día comienzan desde el principio en el útero de su madre, no solo localmente sino en todo el mundo. Se estima en el momento de escribir este artículo que 1.6 mil millones de niños por nacer han sido abortados en el mundo desde que comenzó un conteo formal en 1980 según el sitio web www.numberofabortions.com. En los Estados Unidos solamente, se estima que 62.8 millones de bebés no nacidos han sido abortados a esta fecha.

Debo señalar que el número solo incluye a los no nacidos que son asesinados quirúrgicamente. No incluye a los bebés que son abortados químicamente o clandestinos que no son reportados en absoluto. Realmente no existe una forma precisa de calcular la cantidad de niños que son asesinados en todo el mundo porque no todos son denunciados. Por lo tanto, puedes estar seguro de que el número de niños abortados en el mundo está por encima y más allá de los números reportados a un nivel astronómico. Cuando se considera que cada uno, sin excepción, es creado a imagen de Dios y él se deleita y se invierte en cada ser humano que alguna vez ha sido concebido en el vientre de su madre, Dios está muy disgustado con el mundo de hoy.

Como si el aborto no fuera suficiente para amenazar a los niños, tenemos que considerar otros peligros para los niños a través del secuestro para el tráfico sexual y laboral de personas, el asalto a sus mentes a través de películas y videojuegos, y uno de los más atroces es lo que está sucediendo a plena vista en nuestras escuelas públicas que están lavando el cerebro a nuestros hijos con mentiras sobre quiénes son, de dónde vienen, cuál es su género y que pueden decidir cambiarlo si quieren. Se les está mintiendo sobre la historia de nuestro país, mentiras sobre el origen del mundo y toda la creación, mentiras sobre la ciencia, las matemáticas y valores morales. El gobierno los endeuda incluso antes de que nazcan con una deuda que nunca podrán pagar en toda su vida. La lista es larga de todas las mentiras que se están alimentando criminalmente a nuestros niños y jóvenes. Si se les permite nacer, sus vidas ya se enfrentan a eminentes peligros incalculables. La parte trágica es que la mayoría de los padres y adultos están siendo totalmente cómplices de la destrucción de los niños y nuestra civilización y se niegan a reconocerlo. Saben lo que está sucediendo en el sistema de escuelas públicas y continúan enviando a sus hijos a esa «cueva de los leones» para ser devorados y destruidos.

A los ojos de Dios, lo que les está sucediendo a generaciones enteras de niños es doloroso y no quedará impune. Mateo 18:6 dice: “Y a cualquiera que haga tropezar a uno de estos pequeños que creen en mí, mejor le fuera que se le atara al cuello una gran piedra de molino y que se le hundiera en lo profundo del mar”. Dios nunca lanza palabras innecesariamente y defenderá lo que dice que hará.

Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on linkedin
LinkedIn
Share on reddit
Reddit
Share on facebook
Share on twitter
Share on reddit